Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exdirector de Inspección del Banco de España cuestiona los reparos del inspector Casaus a las cuentas de Bankia

Casaus envió varios correos alertando de la inviabilidad de la fusión de cajas que dio lugar a Bankia

Imagen de archivo de 2017 del inspector del Banco de España Pedro González, a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional por el caso Bankia.
Imagen de archivo de 2017 del inspector del Banco de España Pedro González, a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional por el caso Bankia. EFE

Inspector contra inspector. El que fuera director del departamento de inspección del Banco de España, Pedro González, prejubilado desde el año pasado, ha cuestionado hoy lo que a principios de este mes declaró su compañero José Antonio Casaus, autor de varios correos en los que advertía de la falta de viabilidad del grupo BFA Bankia. González, que está declarando este lunes en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia, ha calificado de "opiniones" sin respaldo documental las predicciones de Casaus sobre el grupo.

Según González, los reparos de Casaus no estaban justificados en ningún informe. "Todas las opiniones son válidas", ha asegurado, pero ha añadido: "Una opinión no es una información sólida que lo soporte, en todo caso será una conjetura, pero no una prueba". Casaus aseguró cuando declaró en el juicio que él creía que los 6.000 millones de saneamientos de Bankia no eran suficientes porque faltaban otros 10.000 millones. Pese a ello, avaló en un informe de marzo de 2011 esta cantidad, algo que calificó de "error" y de "falta de coraje". Casaus precisó que añadió un párrafo a su informe (en el que decía que las provisiones para los dos siguientes años eran suficientes) a petición de sus superiores. González ha asegurado hoy que nadie presionó a Casaus y que él jamás ha perturbado el trabajo de un inspector.

Durante la instrucción del caso se divulgaron varios correos electrónicos que Casaus envió a sus superiores en los que criticaba la decisión de sacar el banco a Bolsa y decía que era inviable. A principios de mes, en su declaración, admitió que se "extralimitó" en su trabajo. "En ningún informe dice que hay una pérdida incurrida identificada y registrada, no hay ni un informe que lo sostenga, son opiniones pero en ningún informe está establecida la cifra que sostenía Casaus", ha asegurado este lunes González.

En este juicio la Fiscalía acusa al expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, y a otros tres administradores (el ex consejero delegado de Bankia Francisco Verdú y los consejeros José Manuel Fernández Norniella y José Luis Olivas) de falsear la información con la que salió la entidad a Bolsa y que causó un grave perjuicio a los inversores. Para Rato pide cinco años de cárcel y para el resto, entre dos años y siete meses y cuatro años. Bankia necesitó un rescate de 22.424 millones de dinero público.

El correo de Casaus

González ha leído durante su declaración como testigo un correo, desconocido hasta ahora, en el que Casaus explicaba en julio de 2010 una reunión mantenida con el entonces gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, del que ha asegurado que era un gobernador "peculiar" porque a veces se saltaba la jerarquía de la institución y llamaba directamente a alguno de sus empleados.

El correo, según González, "expresa la opinión que todos teníamos en el Banco de España sobre Bankia". Esta opinión era en esencia que el SIP (la fusión de las cajas que dio lugar a Bankia) era imprescindible para la viabilidad de las cajas de ahorros. El email ha sido admitido por el tribunal que preside la magistrada Ángela Murillo, pese a que días antes rechazó incorporar otros correos internos de Casaus.

En el correo Casaus asegura que trasladó al gobernador la necesidad de constituir el SIP. También explica que en la reunión con Fernández Ordóñez le habló de los saneamientos del SIP "con intención de transmitir la imagen global al gobernador y de dar tranquilidad". Estos saneamientos ascendían a 10.758 millones de euros, una cifra "muy próxima" a los 11.000 millones de pérdida esperada a dos años según los cálculos del departamento de Supervisión del Banco de España en su escenario intermedio.

"Le indico que resulta necesario para la viabilidad de las siete cajas participantes, y fundamento tal conclusión en el diagnóstico de estas siete cajas y los graves problemas de solvencia, liquidez y rentabilidad", afirma el correo leído por González.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >