Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Novedades Renta 2018: los cambios en la prestación de maternidad y paternidad y otras claves

Los autónomos podrán deducirse el gasto en suministros cuando ejerzan desde su vivienda habitual

Declaracion de la renta 2019
Centro de control de la Agencia Tributaria.

Mañana comienza la campaña de la declaración de la renta de 2018 y trae consigo algunas novedades, como la exención de la tributación de las prestaciones de maternidad o paternidad. A partir de este martes será posible presentarla por Internet y por teléfono, mientras que la atención presencial en las oficinas de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), entidades colaboradoras y comunidades autónomas empezará el 14 de mayo. La campaña finalizará el 1 de julio, aunque la fecha límite para declaraciones cuyo resultado salga a ingresar y se opte por la domiciliación en la cuenta bancaria es el 26 de junio.

Maternidad y paternidad. Para el ejercicio 2018 y los anteriores que no hayan prescrito, en la declaración de la Renta no habrá que tributar por las prestaciones de maternidad o paternidad. El pasado octubre, el Tribunal Supremo zanjó el debate jurídico sobre este aspecto, y estableció que estas prestaciones están exentas de IRPF. Por ello, desde principio de diciembre, es posible solicitar la devolución del IRPF de los permisos de maternidad y paternidad de los últimos cuatro años. Asimismo, se han incrementado los límites de la exención que se aplica a becas públicas y las concedidas por las entidades que se benefician de algún mecenazgo.

Deducciones. Se pueden deducir hasta 1.000 euros al año (o 83,33 euros al mes) por servicios de guarderías o pagos a centros de educación infantil para la preinscripción, matrícula, asistencia y alimentación, por cada hijo menor de tres años, con el límite de la cotización a la Seguridad Social y el importe anual de los gastos no subvencionados (es el llamado cheque guardería).

La deducción por cónyuge discapacitado con rentas anuales inferiores a 8.000 euros tiene un tope de 100 euros al mes. Pero, ojo: desde el Consejo General de Economistas destacan que, para el ejercicio 2018, solo se puede deducir desde agosto hasta diciembre.

Por cada hijo de familia numerosa que exceda el número mínimo para esa consideración, se pueden deducir 50 euros al mes, una vez más, solo para los últimos cinco meses de 2018.

Asimismo, en la deducción por inversiones en empresas de nueva o reciente creación, el porcentaje de deducción se ha aumentado del 20% al 30%, y el límite máximo, de 50.000 a 60.000 euros.

Suministros de autónomos. Los trabajadores por cuenta propia que ejerzan su actividad en parte de su vivienda habitual, pueden ya deducir oficialmente el 30% de los gastos de suministros –como agua, gas, electricidad, telefonía e Internet– de la porción dedicada a dicha actividad. Si, por ejemplo, el trabajador autónomo destinase a esta función una quinta parte de su casa, podría deducir el 30% del 20% de los recibos de los suministros.

Dietas de autónomos. Para el ejercicio 2018, se ha aclarado también que el trabajador por cuenta propia puede deducir los gastos de manutención que haya tenido en el desarrollo de su actividad económica, pero con unas condiciones: que se produzcan en establecimientos de restauración y hostelería, se abonen a través de cualquier medio electrónico de pago y se demuestren a través de facturas. Y con estos límites: 53,34 euros al día si se pernocta en España o 26,67 euros diarios si no se pernocta. Si los gastos de mantenimiento se producen en el extranjero, las dietas se elevarán a 91,35 euros y 48,08 euros, respectivamente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información