Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esta universidad ofrece educación al nivel de Harvard por la mitad de precio (y ya tiene más solicitudes que el MIT)

Se llama Minerva, sus alumnos estudian en siete ciudades diferentes por todo el mundo y ha revolucionado el panorama universitario en EE UU

Ben Nelson, fundador de la universidad Minerva, en Barcelona. En vídeo, responsables de Esade, Minerva y THNK reflexionan sobre cómo reinventar la educación.

Cada año, decenas de miles de estudiantes de todo el mundo prueban suerte en un camino que a muchos se les antoja imposible de recorrer: conseguir plaza en una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos y, por extensión, del mundo. Son Stanford, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y el selecto grupo Ivy League (que incluye a Harvard y Yale). De media reciben por curso casi 38.000 solicitudes cada una y los porcentajes de admisión oscilan entre el 4% y el 7%. Pero si ese dato sirve como una prueba de la calidad de su educación, hay otra universidad que les ha tomado la delantera. Se llama Minerva y este curso tan solo ha aceptado al 1,2% de los 23.000 alumnos que solicitaron plaza, 1.300 más que en el MIT. El centro, que reduce a la mitad el coste de estudiar en una de estas universidades, está revolucionando la oferta universitaria de EE UU y pretende demostrar que una educación de élite no es sinónimo de una educación para los más ricos.

No se trata de una institución centenaria, ni acumula premios Nobel entre sus alumnos, ni ofrece un campus espectacular. Al contrario, Minerva —que también es un centro privado— tiene poco más de cuatro años de vida y ni siquiera cuenta con aulas. Las clases se siguen online, a través de una plataforma que las retransmite en directo. Los alumnos, sin embargo, se dan codazos por entrar en ella. “El motivo de la gran demanda es que resolvemos los problemas que tienen el resto de universidades: la falta de acceso a alumnos con menos recursos y la necesidad de enseñar conocimiento práctico”, señala Ben Nelson, responsable de este proyecto incubado en San Francisco, la meca del ecosistema start-up.

El lugar de nacimiento no es una mera casualidad. Tampoco el currículum de su fundador. Nelson es producto del propio sistema Ivy League al que ahora señala. Educado en la Universidad de Pensilvania, hizo primero carrera en el mundo del emprendimiento digital como presidente de Snapfish, un servicio digital de impresión de fotos que en 2005 compró HP. Después se marcó como objetivo crear una universidad reinventada, capaz de hacer sombra a Harvard y compañía, con una receta aparentemente sencilla: seleccionar a los mejores estudiantes del mundo con el único criterio del mérito y ofrecerles una educación adaptada al siglo XXI.

El sistema universitario, dice Nelson, es arcaico y está pensado para un mundo que ya no existe. “El problema es que las universidades están haciendo un buen trabajo, pero para el mundo de ayer. No están adaptadas a este mundo, en el que cambias de carrera, haces cosas muy diferentes y necesitas una transferibilidad”, critica.

Nelson participó la semana pasada en Barcelona en una charla organizada por la escuela de negocios Esade, al hilo del evento 4YFN, en el marco del Mobile World Congress. El debate —en el que también intervinieron Koldo Echebarria, director general de Esade, y Mark Vernooij, de la escuela de liderazgo THNK, fundada en Ámsterdam— tenía por objetivo reflexionar sobre la necesidad de reinventar la educación. Cuando se le interroga sobre cuál debería ser el papel de las universidades en el siglo XXI, Nelson comienza descartando cualquier pregunta que se formule en tiempo futuro. “Las conversaciones que empiezan con un ‘¿cómo debería ser la universidad del futuro?’ hacen que la gente se acomode”.

La idea tradicional de que la universidad se encarga de enseñar a sus alumnos a hacer una sola cosa, aunque a un alto nivel —ser abogado, médico, matemático… —, es “falsa”, dice. “El trabajo de las universidades es, en primer y más importante lugar, darte acceso a un conjunto de herramientas que se puedan transferir a cualquier situación, sin importar cuál es el camino que decidas emprender. Y después, entrenarte en el campo en el que estés interesado”, asegura. “Pero ese primer elemento es lo que las universidades generalmente ignoran. Y eso es un desastre”.

Sin campus ni aulas

El proyecto Minerva, que en 2012 consiguió 25 millones de dólares en financiación del fondo de inversión Benchmark Capital, arrancó en 2014 con apenas 69 alumnos y entre dudas por lo desconocido y singular de su propuesta. Para empezar, en las pruebas de acceso no se tienen en cuenta los resultados del SAT (el equivalente a la selectividad en EE UU), sino que han diseñado su propio proceso de admisión para seleccionar a estudiantes con el mérito como único criterio. Tampoco hay campus. Los alumnos comienzan su andadura de cuatro años en San Francisco, donde viven en una residencia común con el resto de compañeros y asisten a las clases interactivas de forma virtual (aunque niegan ser una universidad online). Después, cada semestre viajan y viven en otros seis países y ciudades diferentes: Buenos Aires (Argentina), Londres (Reino Unido), Berlín (Alemania), Hyderabad (India), Taipéi (Taiwán) y Seúl (Corea del Sur).

“Exponemos a los estudiantes a cómo funciona realmente el mundo”, explica su responsable. Las clases tienen un máximo de 20 alumnos y bajo ningún concepto pueden ser lecciones magistrales. “No funcionan. Se ha demostrado que solo se produce un 10% de retención”. La universidad ofrece de momento cinco títulos —en Artes y Humanidades, Ciencias Computacionales, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales y Negocios— en una concepción abierta de lo que debe ser un currículum académico. La idea es formar a profesionales flexibles capaces de moverse en entornos complejos y de adaptarse a los cambios drásticos que, seguramente, vayan a tener afrontar en cuanto comiencen su andadura laboral.

El debate sobre cómo educar a los ciudadanos del futuro no es nuevo ni exclusivo de Minerva, sino que está en lo alto de la lista de prioridades de cualquier institución educativa. La fórmula que propone esta universidad es focalizar el aprendizaje no tanto en un cuerpo de conocimiento que se recibe de forma pasiva, sino en habilidades más profundas y transversales que se trabajan de forma activa: el pensamiento crítico, la resolución creativa de problemas, la comunicación eficaz... Pero ese discurso tampoco es nuevo. “Cualquier universidad del mundo dice que enseña todo esto”, reconoce Nelson. “Pero si les preguntas cómo lo hacen, te dirán que te enseñan Historia, o Ciencias… y luego el resto de cosas las aprendes por accidente”. Durante el primer curso, los estudiantes se dedican en exclusiva a trabajar esa base intelectual y no tanto a recibir conocimiento técnico. 

Cuatro años después de que los primeros alumnos inauguraran las peculiares no-aulas de Minerva, el número de estudiantes que quieren engrosar sus filas no para de crecer. Las casi 2.500 solicitudes del primer curso se han multiplicado por nueve y el porcentaje de admisión ha caído del 2,8% al 1,2%, a pesar de que la universidad no tiene un tope de plazas.

¿No contribuye esto a reforzar la idea de que una educación superior de calidad es una educación reservada para unos pocos? “Somos la universidad más selectiva de EE UU, pero tenemos un 90% de estudiantes extranjeros y nuestro alumnado es más diverso socioeconómicamente que en cualquier otra universidad del país”, señala Nelson. “Lo que ocurre en las universidades tradicionales más selectivas es que dan enormes ventajas a los solicitantes con más recursos”. Mientras la mitad de los estudiantes de la Ivy League pagan de media unos 70.000 dólares al año, explica, en Minerva el 80% de sus alumnos no puede permitirse más de 30.000 dólares. La cifra está a años luz de lo que cuesta la universidad en España, pero muy en sintonía con los precios en EE UU (entre 40.000 y 50.000 dólares por curso, según el College Board).

En el equipo fundador de Minerva figuran nombres de peso como el del expresidente de Harvard Larry Summers (que ya no está vinculado al proyecto), aunque las voces críticas señalan que de momento es solo un prototipo, un experimento con margen de riesgo. Lo cierto es que sobre ella sobrevuela la incógnita de cómo valorará el mercado laboral a sus estudiantes, pues su primera promoción acaba de graduarse. Su propuesta, en todo caso, pretende ser una llamada de atención sobre los grandes retos que afronta la educación superior: digitalización, internacionalización e igualdad en el acceso a la universidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información