Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Restricciones a la concesión y disrupción marcarán los préstamos personales en 2019

Los expertos trazan las previsiones en este tipo de créditos, que podrían verse afectados por una ralentización del consumo

Restricciones a la concesión y disrupción marcarán los préstamos personales en 2019

Pese al rotundo optimismo de las entidades financieras, que ven en el buen comportamiento de los principales indicadores macroeconómicos las señas más evidentes del actual ciclo expansivo, el arranque de la campaña navideña ha sido este año algo más incierto que hace 12 meses. Si una posible ralentización del consumo se confirmara en las próximas semanas, “la petición de créditos podría retrotraerse, aunque, al principio, lo harían de forma leve”, en palabras de Antonio Gallardo, experto de finanzas del comparador bancario iAhorro. Más allá de esta posibilidad, unos límites a la concesión y algunas importantes innovaciones dominarán los próximos meses el crédito al consumo, un sector financiero que vive una temporada de fuerte crecimiento.

De hecho, a falta de conocer los datos del último trimestre, el volumen total de los préstamos personales concedidos por las entidades financieras en España creció en septiembre un 5,9% interanual, hasta los 181.167 millones de euros, según el Banco de España. El alza es incluso superior, un 9,38%, si solo se atiende a los créditos a más corto plazo, de uno a cinco años. Un dato que evidencia la importancia ascendente de los que están relacionados con gastos de una cuantía mediana, es decir, típicamente, electrodomésticos, viajes y pequeñas reformas, entre otros.

Oferta, demanda y riesgo

“Es normal que en períodos de crecimiento, como los que estamos viviendo, los ciudadanos aumenten su consumo y la renovación de ciertos bienes con financiación destinada a estos fines”, explica el director de préstamos de ING, Jorge Rodríguez Maroto. Tras la crisis, además, los niveles desde los que se partía eran muy bajos, “por lo que las cifras que estamos registrando parecen más llamativas, aunque estemos todavía por debajo de los datos de 2008”, añade. Si a ello se suma la recuperación del empleo, el resultado será que “simplemente compramos y financiamos más”, remata el responsable de financiación de Ibercaja, Santiago Ramón y Cajal Asensio.

“Mayor oferta, facilidad de concesión de préstamos por parte de los bancos, y más demanda” definen la fase que atraviesa el crédito al consumo, resume Gallardo. Desenvolverse en el entorno de los préstamos personales, con un mayor índice de morosidad respecto a otros, expone las entidades a riesgos importantes, de los que avisó repetidamente este año el Banco de España. En opinión del director general de Bankinter Consumer Finance, Alfonso Saez, “ese riesgo no se sitúa tanto en la actividad en sí misma, como en la forma en la que se lleve a cabo”. Es decir, se trata de mantener bajo control la mora asociada a este negocio y su peso relativo en el balance del banco.

Límites a la concesión

Una medida para conseguirlo, y que ya ha sido implementada en otros países, es el llamado bureau de crédito, una propuesta que Rodríguez juzga “interesante”. Al contrario de lo que ocurre con los ficheros de morosos, en los que el deudor entra cuando no puede hacer frente a la devolución, en el bureau de crédito cualquier usuario tiene una puntuación que puede incrementarse o menguar, según su comportamiento. De esta manera, “se facilitaría el proceso de evaluación del riesgo, el control del sobreendeudamiento y las tasas de morosidad”, subraya Rodríguez. Los clientes también se beneficiarían de ello, asegura, “ya que se incrementaría la competencia y mejorarían las condiciones de los productos”.

De todas formas, la cuestión quedó resuelta el pasado día 14, cuando el Gobierno adoptó el decreto ley que dota al Banco de España de la capacidad para establecer restricciones a la concesión de crédito. Para establecer estos límites, el supervisor podrá tener en cuenta, entre otros factores, la relación entre el nominal del préstamo y el valor de la garantía o la relación entre el pago periódico de los intereses y la renta del prestatario.

Para Gallardo, quien aboga por mejorar la cultura financiera y hacer un uso de los préstamos más responsable que en el pasado, el usuario mismo debería ser capaz de limitar el riesgo. “Tenemos que elevar el nivel de autoexigencia al endeudarnos en gastos fundamentales y con cuotas que podemos afrontar sin problemas según nuestros ingresos”, afirma. Asimismo, sugiere “disponer siempre de un colchón correspondiente a dos o tres cuotas”.

Más ‘fintech’ y disrupción

De todas formas, las entidades creen que el próximo año el comercio electrónico adquirirá mayor peso en el crédito al consumo. “La financiación en el momento de la compra de un bien o servicio seguirá siendo la tendencia de este segmento”, explica Ramón y Cajal, “con especial relevancia en el punto de venta por internet”. En la misma línea, el director general de Sabadell Consumer Finance, Miguel Costa, subraya que “el e-commerce favorecerá un nuevo formato de crédito al consumo que tendrá que ser fácil y seguro”.

Las fintech también tendrán un papel destacado, en opinión de Pablo Ripol, responsable de marketing para la península ibérica de Younited Credit, una entidad on line especializada en préstamos. Estas empresas tecnológicas emergentes, ágiles y ambiciosas, que presumen prestar servicios financieros de forma más rápida, eficiente y amigable con el usuario con respecto al banco de toda la vida, se desenvolverán en “un marco regulatorio más flexible, gracias al anteproyecto de ley de transformación digital que se presentó el pasado julio”.

Al mismo tiempo, la transposición de la nueva directiva europea de servicios de pagos (PSD2, por sus siglas en inglés9, conllevará que los clientes de las entidades sean los verdaderos dueños de sus datos y puedan compartirlos con terceros. De la misma manera con la que ya es posible utilizar servicios de una app (por ejemplo, la de una aerolínea) a través de otra (por ejemplo, Facebook), para Ripol “veremos cada vez más aplicaciones que, a través de la información bancaria de un determinado cliente, podrán ofrecerle servicios más eficientes y de mayor valor añadido”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información