Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los problemas la filial TSB y la venta de carteras reducen un 56% el beneficio del Sabadell

El presidente del banco, Josep Oliu, pide que el Supremo que "reconsidere" su posición sobre el impuesto de las hipotecas

El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaime Guardiola.
El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaime Guardiola. EFE

El Banco Sabadell redujo un 56,5% su resultado neto durante los primeros nueve meses del año, situándolo en 247,8 millones. La entidad justifica esta caída en los 559 millones de coste anual por solucionar los graves problemas informáticos y comerciales vividos en su filial británica TSB (que dejaron a miles de clientes sin acceso a sus cuentas), así como el impacto que le ha supuesto vender a pérdidas carteras de inmuebles. Además de en el beneficio, este lastre ha tenido efecto en el nivel de capital de máxima calidad, el CET 1 fully loaded, que ha bajado del 12% al 11% durante el año.

Jaime Guardiola, consejero delegado, avanzó ante los medios que no esperaba muchos más costes en el Reino Unido en lo que queda de año, en donde pronto contará con un nuevo consejero delegado tras la dimisión del anterior. El Sabadell ultima la venta de su filial inmobiliaria, Solvia, tal y como adelantó EL PAÍS, y espera que la operación mejore los ratios del banco. Los analistas esperaban peores resultados y la cotización subía un 3,8% a media sesión, tras una caída del 30% en el último mes.

Sobre la polémica hipotecaria provocada por las contracciones del Tribuna Supremo, Guardiola confía en que los bancos no tendrán que sufrir las consecuencias de la retroactividad en el pago del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD) de las escrituras hipotecarias. Guardiola pidió seguridad jurídica y explicó: "Los bancos hemos estado cumpliendo con esta ley que data de 1995, no tenemos por qué sufrir las consecuencias de un cambio de criterio", apuntó. Pero tampoco cree que se encarecerán las hipotecas. "En el mercado hay mucha competencia y cada uno ajustará sus precios a su capacidad de competencia y rentabilidad, no veo que vaya a haber hipotecas más caras... quizá al final sacará ventaja el cliente por la batalla hipotecaria", comentó.

Reconsideración del Supremo

En otro acto, el presidente del Sabadell, Josep Oliu, fue más lejos y pidió que el Supremo que "reconsidere" su decisión en un asunto que es "especialmente grave". Durante su intervención en el II Encuentro Económico Asegurador organizado por la Mutualidad de la Abogacía y Europa Press, Oliu hizo pidió al alto tribunal que tenga en consideración la posible inestabilidad jurídica y bancaria que puede acarrear su sentencia del 16 de octubre pasado.  Oliu ha resaltado que los bancos presentan actualmente un problema de baja rentabilidad, "a pesar de que esta no sea la percepción popular".

Hasta ahora, el Sabadell no ha asumido los costes del impuesto, como está haciendo Bankinter, sino que es el cliente el que lo paga. "Si luego hay cambios legales, se le devolverá sin problemas", comentó Guardiola. El ejecutivo no quiso facilitar el coste adicional para la hipoteca que tendrá la medida, aunque admitió que no estará muy lejos de un punto porcentual, sin afirmar que todo eso se fuera a repercutir al cliente.

La mala reputación

Preguntado en varias ocasiones por las palabras de su homóloga en Bankinter, María Dolores Dancausa, sobre que la banca está sola ante la sociedad porque nadie la quiere defender, Guardiola admitió que existe un problema claro de pérdida de reputación, "en el que somos nosotros los primeros que tenemos que mejorar". Pero también dijo: "La gente está enfadada con los bancos cuando el lío lo montaron las cajas". E insistió en que, tras la reducción del número de bancos, ahora el sector podía plantear la batalla por ganar prestigio social.

En cuanto a la cuenta de resultados, el margen de intereses y las comisiones netas, que marcan el ritmo del negocio bancario, creció un 2,2%. El margen de intereses creció por sí solo un 4,1%, hasta los 2.741 millones de euros, mientras que las comisiones ascienden un 5,9%.

La ratio de morosidad es del 4,5%, que asciende al 5,4% si no se tiene en cuenta su filial británica. Los activos problemáticos ascenderían a 13.630 millones sin contar TSB, 538 millones menos que el trimestre anterior.

La ratio de morosidad continúa reduciéndose y se sitúa en el 4,50% (5,44% excluyendo TSB) y cae hasta el 4,32% (5,2% excluyendo TSB) teniendo en cuenta las ventas de carteras, y la cobertura de activos problemáticos se sitúa en un 56,6%, mientras que la de dudosos llega al 57,4% y la cobertura de los activos adjudicados al 55,9%

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información