Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FP sigue sin despegar

Las empresas piden una reforma de la Formación Profesional que sea armonizada y digital

Un aprendiz en la empresa vasca de plásticos Erreka. 
Un aprendiz en la empresa vasca de plásticos Erreka. 

Técnicos con Formación Profesional (FP). Eso es lo que necesitan las empresas y la economía española para que no queden vacantes entre 300.000 y 500.000 puestos de trabajo mientras medio millón de jóvenes se encuentran en paro. Así lo puso de manifiesto el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, en el encuentro La formación como palanca de la competitividad, organizado el pasado miércoles por esta institución, EL PAÍS y el Foro de Marcas Renombradas. Para revertir este desajuste, el sistema educativo y las empresas tienen que unir fuerzas. Y eso es lo que pidieron al secretario de Estado de Educación y Formación Profesional, Alejandro Tiana, a la hora de abordar la reforma con la que el Gobierno pretende que los estudiantes de FP dejen de ser un 12% para acercarse a la media europea del 29%.

“Parte de los problemas del sistema educativo y de formación es la baja proporción de estudiantes de FP”, reconoció Tiana, para quien los grandes desafíos son que empleo y educación confluyan. “Son dos campos que tienen que pensarse en común, como están haciendo el resto de países”, y simplificar el sistema de cualificaciones en títulos [668 calificaciones son la base de las 166 titulaciones existentes de FP].

Educación ha empezado a trabajar en la regulación que prevé tener a final de año y se ha reunido con los agentes sociales para fijar el plan estratégico, que se centra en definir y agilizar las cualificaciones profesionales, acercar las titulaciones finales de Educación y de Empleo para que la formación sea un conjunto que permita acreditar las competencias profesionales adquiridas, reforzar los procedimientos de orientación a los jóvenes e impulsar la FP Dual, según Tiana.

Las empresas aplauden la reforma porque la norma no ha cambiado desde 2007 y las empresas sí, argumentó Paloma Barba, directora de Operaciones de Telefónica Educación Digital: “Necesitamos una revisión curricular. Añadir competencias digitales a todos los títulos para que los aprendices puedan ser la semilla de digitalización de las pymes. Hay que conseguir que las pequeñas empresas se sumen a la FP Dual y asuman aprendices porque son las que generan el 70% del empleo en España. Las compañías debemos invertir en formación y transformación de los empleados y prestigiar la FP”.

Salvador Lorenzo, gerente de la Escuela de Formadores de Repsol, dijo que lo que las empresas necesitan de la nueva ley es un marco armonizado y estable, no los 17 que existen actualmente. “El desarrollo de la FP exige coherencia, no podemos ir a bandazos ni hacer planteamientos mirando al pasado porque la cuarta revolución industrial ya está aquí”, apoyó Jorge Arévalo, viceconsejero de Formación Profesional del Gobierno del País Vasco.