Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair se deja un 4,21% en Bolsa el día que vivió la mayor huelga de su historia

La jornada de paros discurre con tranquilidad en los aeropuertos europeos. La compañía asegura que ha operado con normalidad el 85% de sus vuelos

Los pilotos de Bélgica de Ryanair se concentran en el aeropuerto de Charleroi / En vídeo, cómo ha sido la huelga de Ryanair (ATLAS)

Los pilotos europeos le han echado un pulso a Ryanair este viernes. Trabajadores de Alemania, Bélgica, Holanda, Irlanda y Suecia se unieron en la mayor huelga de la historia de la compañía. Es la segunda vez en menos de un mes en que la aerolínea afronta paros de sus trabajadores en varios países al mismo tiempo por las condiciones laborales. Esta conflictividad le ha pasado factura en Bolsa. Este viernes, al cierre de la sesión sus acciones caían más de un 4,21% en el Irish Stock Exchange.

Pese a las más de 400 cancelaciones de vuelos de Ryanair por la huelga de pilotos en cinco países europeos, la sensación general este viernes en los aeropuertos era de tranquilidad. Sin embargo, en el parqué la reacción era distinta y la empresa caía un 4,21% al cierre de la sesión de la Bolsa irlandesa.

Con los conflictos laborales, Ryanair se juega su modelo de negocio de bajo coste, con el que ha conseguido situarse como la aerolínea de este tipo líder en Europa. El presidente de la compañía, Michael O’Leary, ha repetido en varias ocasiones que no va a aceptar demandas “irrazonables” que comprometan sus bajas tarifas o su “modelo de negocio altamente eficiente”. Así, amenazó con reducir flota, rutas y empleos si proseguían las huelgas. Finalmente anunció 300 despidos en Irlanda y traslados de flota a Polonia el pasado julio. Con esto, las acciones repuntaron un 4%.

Sin embargo, los continuos conflictos preocupan ahora a los mercados. Ya a finales del año pasado, para frenar las huelgas y las fugas de pilotos hacia otras compañías low cost como Norwegian o easyJet, Ryanair firmó una mejora salarial del 20% para gran parte de sus pilotos. Sus costes laborales se dispararon un 17% en 2017. También reconoció los sindicatos por primera vez en sus 30 años de vida. Sin embargo, en un mes, Ryanair ha tenido un total de siete jornadas con huelgas —principalmente de pilotos irlandeses— en las que los trabajadores piden mejoras laborales y un convenio. La aerolínea tuvo que cancelar 600 vuelos los pasados 25 y 26 de julio por los paros de los tripulantes de cabina en España, Bélgica, Italia y Portugal.

La huelga de pilotos, en cifras

Vuelos cancelados. La aerolínea ha suspendido unos 400 vuelos.

Personas afectadas. La aerolínea cifra los afectados en 55.000 pasajeros, los sindicatoslo en 67.000.

España.El número de pasajeros afectados por la huelga llegó hasta los 14.000, por los más de 80 vuelos que se suspendieron en el país.

Caída en Bolsa. Las acciones de la compañía irlandesa cayeron un 4,21% al cierre del ISE, la Bolsa irlandesa.

Indemnizaciones. Las compensaciones a los usuarios pueden ser de 250, 400 o 600 euros, según el caso.

En la huelga de este viernes los afectados por las cancelaciones llegaron hasta los 55.000 pasajeros, según la compañía. Por su parte, los sindicatos situaron la cifra en torno a los 67.000 viajeros, 14.000 de esos en España por los más de 80 vuelos afectados en el país. Según un comunicado enviado por Ryanair, al final, no tuvieron que suspender ningún vuelo en Holanda, otro de los países en el que los pilotos habían llamado a la huelga después de que la empresa lo intentara evitar por la vía judicial. “Más de 2.000 vuelos (el 85% de la programación prevista para hoy) operarán con normalidad, transportando a casi 400.000 pasajeros por toda Europa”, comunicó la aerolínea en las redes sociales. Ryanair aseguró también que había notificado a sus clientes “la posibilidad de ser reubicados de forma gratuita, recibir el reembolso de su billete o las opciones de rutas alternativas”.

Jornada sin incidencias

En España, en el aeropuerto de Alicante, el más afectado por los paros, la huelga tuvo poca repercusión. Tanto los representantes de la aerolínea irlandesa como los del terminal aéreo alicantino repetían la misma consigna: la mañana fue tranquila y todos los afectados fueron recolocados con la suficiente anticipación. En total, 14 vuelos, siete de ida y otros tantos de vuelta, fueron cancelados en El Altet. Ryan, un inglés que regresaba a Londres junto a su familia, señaló que no les habían avisado de que hubiera ninguna incidencia, más allá de “un posible leve retraso”, según informa Rafa Burgos.

En el resto de aeropuertos españoles, al igual que en los otros países europeos, los paros también transcurrieron con normalidad. En Bélgica, una treintena de pilotos en huelga decidieron concentrarse en el aeropuerto de Charleroi, al sur de Bruselas, sin mayores incidentes. “No pedimos un aumento salarial, sino la aplicación de las legislaciones nacionales en cada país donde Ryanair opera. Es una petición legítima”, defendieron.

Por su parte, el Ministerio de Fomento, a través de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) recordó a los pasajeros españoles afectados por las cancelaciones de la huelga de pilotos que tienen derecho a asistencia y al reembolso o transporte alternativo hasta su destino final, así como a compensaciones de hasta 600 euros, según el caso.

Los sindicatos piden eliminar el "vacío legal" de los contratos

La Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) y la Federación Europea de los Trabajadores del Transporte (ETF) han pedido a la Unión Europea que actúe para “eliminar el vacío legal” que permite a compañías aéreas como Ryanair aplicar en los contratos la legislación laboral de un país en el que no viven sus trabajadores. Los sindicatos han enviado una carta a las autoridades europeas en la que relacionan ese “vacío legal” con las huelgas sucedidas este verano en Ryanair. Además, critican que la Comisión sugiera que los trabajadores tienen que solucionar el asunto de la nacionalidad de sus contratos mediante negociación con sus respectivas empresas, ya que la legislación “no contempla explícitamente” este punto.

También recuerdan que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha fallado hasta en tres ocasiones a favor de que los empleados de aviación sean contratados en el país en el que desarrollan su actividad. Otra de las reclamaciones de los sindicatos es que se controle el uso de empresas paralelas para subcontratar a los trabajadores. Así, exigen que se clarifique y se defina de manera “razonable” hasta dónde pueden llegar las funciones temporales de la tripulación de un avión. La intención, aseguran los sindicatos, es luchar contra el dumping en el sector. Sobre esta práctica han criticado las amenazas que ha lanzado Ryanair a sus trabajadores sobre el posible despido o transferencia de 300 empleados en Irlanda después de las huelgas de sus pilotos.

Más información