Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martin Winterkorn conocía desde 2007 la manipulación de gases tóxicos de Volkswagen

El exconsejero delegado de la firma automovilística participó en una reunión con ingenieros en la que se mencionó el software para encubrir las emisiones, según Der Spiegel

Volkswagen
El exconsejero delegado de Volkswagen, Martin Winterkorn. REUTERS

Cuando estalló el escándalo de la manipulación de la emisión de gases tóxicos en los motores diésel de la marca Volkswagen (VW) nació en Alemania una duda existencial que aún no tiene respuesta. ¿Cuándo y quién dio la orden para instalar un software especial para manipular la emisión de gases tóxicos y poder engañar a las autoridades de Estados Unidos? La cúpula de VW se apresuró a decir que se habían enterado del engaño el 18 de septiembre de 2015.

La respuesta podría estar a punto de ver la luz si la información que publica este sábado la revista Der Spiegel es correcta. Según la revista, que tuvo acceso a las actas de la fiscalía, el ex consejero delegado de VW, Martin Winterkorn, habría participado en una reunión junto a técnicos y a ejecutivos de VW, el 9 de noviembre de 2007, durante la cual ingenieros y expertos en la construcción de motores diésel dejaron claro que el nuevo motor Diésel EA189, no cumplía con la rígida reglamentación de Estados Unidos.

Dos ingenieros de VW recomendaron que el motor debía recibir un nuevo catalizador y también se mencionó la existencia de un software que podría manipular las emisiones tóxicas durante una revisión técnica. ¿Fue durante ese encuentro cuando se dio la luz verde para la instalación del software, cuya existencia fue descubierta en el curso del año 2015 y que provocó el mayor escándalo que haya vivido el gigante de Wolfsburg?

La existencia de la reunión y la participación en ella de Martin Winterkorn no ha sido desmentida por VW, pero existen diversas versiones sobre lo que se discutió en el encuentro. Algunos participantes han señalado que no se habló sobre la existencia del nuevo software y que los participantes solo se habían puesto de acuerdo en implementar una nueva y costosa tecnología para reducir la emisión de gases tóxicos.

El grupo se ha negado a dar mayor información sobre el encuentro utilizando un argumento sólido. “La clasificación completa de las declaraciones y eventos es asunto de los tribunales y autoridades competentes“, dijo VW a una pregunta de la revista.

“Quizás Winterkorn no quería saber o los miembros del consejo ejecutivo consideraron que la intervención en la emisión de gases de escape no era problemática", señala la revista al referirse al encuentro del 9 de noviembre, que podría dar un vuelco a las investigaciones que está realizando la fiscalía de Braunschwieg.

Readaptación del motor

Der Spiegel, sin embargo, está convencido de que uno de los temas que se discutió durante el encuentro fue la posibilidad de readaptar el famoso motor dotándolo del software que podía manipular las emisiones tóxicas.

Según la revista, la fiscalía de Braunschweig estaría cercana a poner fin al proceso de investigación y nadie descarta la posibilidad de que Martin Winterkorn sea acusado de haber cometido los delitos de fraude y de haber ocultado información a los accionistas del grupo, al no reconocer a su debido tiempo la existencia del software.

Winterkorn también podría hacer frente a una nueva acusación -evasión fiscal- un pecado que fue descubierto por casualidad. Winterkorn habría enviado, a través de su asesor fiscal, unos 10 millones de euros a un banco en Suiza, una medida destinada a proteger parte de su fortuna, en el caso de que tenga que responder con su patrimonio si así lo determina la junta de vigilancia de Volkswagen.

Según el periódico Bild am Sonntag, el presunto delito se descubrió cuando un empleado del Sparta Bank de Núremberg detectó un movimiento sospechoso en la cuenta de Winterkorn. El empleado descubrió una transferencia de dos millones de euros a un asesor fiscal en Múnich y avisó a la Oficina Regional de los Criminal, que inició una investigación sobre posible lavado de dinero en 2017 e informó a la fiscalía de Braunschweig del hallazgo.

Después de revisar documentos personales de Winterkorn que fueron incautados por la fiscalía, se descubrió que 3,4 millones de euros fueron depositados en una cuenta en el banco Vontobel, que los investigadores atribuyen a la esposa de Winterkorn, Anita Winterkorn. La fiscalía también investiga los movimientos entre la cuenta de Winterkorn y uno de sus hijos.