Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deutsche Bank admite deficiencias en los controles contra el blanqueo de capitales

El banco reconoce que no pudo hacer seguimiento correcto en países como Rusia, Irlanda, España y Sudáfrica

Deutsche Bank
Un hombre pasea junto a una oficina de Deutsche Bank en Londres. REUTERS

Deutsche Bank, el banco más poderoso de Alemania, admitió en documentos internos, que llegaron a manos de la agencia Reuters, que ha encontrado deficiencias para verificar a sus clientes y el origen de su patrimonio en sus procedimientos internos y en sus sistemas de gestión. La revelación se produce un año después de que la institución fuera multada con casi 700 millones de dólares por permitir el blanqueo de dinero. En dos informes confidenciales, del 5 de junio y el 9 de julio, el banco admitió lagunas en el proceso de investigación de sus clientes.

“Tenemos que mejorar nuestros procesos internos. Los documentos muestran que estos aún son demasiado complicados. No se trata de la efectividad, sino de la eficiencia de nuestros procesos”, reconoció Deutsche Bank a Reuters. Los reguladores y supervisores de todo el mundo exigen a los bancos que investiguen a sus clientes. Es un proceso obligatorio —KYC, en sus siglas en inglés— para cumplir con las rutinas formales de identificar y controlar el origen del patrimonio de sus clientes. De esta forma tratan de evitar que los delincuentes oculten su identidad a través de una telaraña de sociedades, la mayoría de las veces fantasmas.

Sin seguimiento

En el documento interno de Deutsche del 5 de junio el banco admite que ha tenido problemas para determinar de dónde proviene el dinero de sus clientes. Reconoce que no pudo hacer seguimiento correcto en países como Rusia, Irlanda, España y Sudáfrica, tras examinar cómo fueron procesados los archivos de los clientes de estas jurisdicciones.

En el documento fechado el 9 de julio, el banco señala que ha hecho progresos en los controles con Rusia y que la llamada “tasa de aprobación”, es decir la proporción de requisitos cumplidos, aumentó al 67%. El banco admite que los problemas con España tienen que ver con la falta de experiencia del personal.

El mea culpa de Deutsche Bank en su capacidad para investigar a sus clientes resulta polémico porque el año pasado fue sancionadó con 700 millones de dólares por el escándalo de lavado de dinero en Rusia. En mayo de 2017, la Reserva Federal impuso una multa de 41 millones de dólares al banco porque sus sistemas no podían detectar la actividad de blanqueo de capitales. El Departamento de Justicia de EE UU sigue con la investigación.

Para eliminar los últimos escollos, representantes de Deutsche Bank se reunieron, el mes pasado, con expertos del BCE para tratar de eliminar los problemas.

“Los problemas de control interno se han acumulado durante años”, admitió el nuevo jefe del banco, Christian Swing, en una carta dirigida a todos los empleados de la institución y fechada en el mes de junio. “No hemos llegado a donde queremos, pero poco a poco nos acercamos a la meta”.

Más información