Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gayoso y cinco exconsejeros de Caixanova responderán por un agujero de 41,8 millones

La juez Lamela procesa a los exdirectivos de la caja gallega por una operación inmobiliaria en Madrid

caixanova
De izquierda a derecha: Gregorio Gorriarán, Julio Fernández Gayoso, José Luis Pego y Óscar Rodríguez Estrada. EFE

Julio Fernández Gayoso, expresidente de Caixanova, y otros cinco directivos de la extinta caja gallega responderán ante la justicia por una operación inmobiliaria en la Comunidad de Madrid que supuso un perjuicio patrimonial a la entidad de 41,85 millones de euros. La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela considera los directivos supuestamente favorecieron -dañando a la entidad- a una promotora a la que habían otorgado un préstamo para construir viviendas en Rivas Vaciamadrid, un municipio de la periferia de la capital de España. Los gestores de Caixanova están imputados por delito continuado de administración desleal.

Según el auto, en el año 2007, cuando la burbuja inmobiliaria ya daba signos de reventar, los directivos, sin tener en cuenta la política de riesgos de la entidad, concedieron a la sociedad Rivas AGI, vinculada a José Luis Suárez, uno de los clientes más significativos de Caixanova, un préstamo hipotecario por 67 millones de euros. Este préstamo sustituía a otro previamente concedido por La Caixa por el mismo importe y que debía devolverse íntegramente el 1 de enero de 2008.

La operación se aprobó sin valorar la solvencia de Rivas ACI y pese a que la empresa todavía no había adquirido las parcelas a las sociedades que tenían el préstamo con La Caixa. En 2009, Rivas ACI no había devuelto los intereses del préstamo a Caixanova, pese a lo que la caja gallega, sin que el promotor lo pidiera, reestructuró las condiciones del préstamo.

Finalmente, en 2010, la financiera inmobiliaria creada por Caixanova, llamada Proinova, ofreció a los promotores una salida que les liberaba de sus obligaciones pero que suponía un daño patrimonial para la caja gallega. Por un lado, Proinova adquiría la propiedad con un precio de venta de 68,9 millones de euros y se subrogaba las obligaciones de pago de Rivas ACI. Por otro, le cedía a promotor las fincas en las que se podía construir viviendas de protección oficial. Las operaciones supusieron un perjuicio de 41,8 millones de euros.

El procedimiento se dirige contra el presidente de la Comisión Delegada de Caixanova en el momento de las operaciones objeto de investigación, Julio Fernández Gayoso; el director general, José Luis Pego; el director de la División Comercial Gregorio Gorriarán; el director de la División de Planificación Financiera y Control, Domingo González Mera; el director del Comité de Inversión Irregular, José González Rodríguez, y el de la Unidad de Reestructuración, Isaac Alberto Miguel Lourido.

Más información