Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo evita comparecer sobre el fiasco de las cajas tras negar KPMG que su informe avalara la fusión

La oposición reprocha al presidente de la Xunta sus "mentiras" sobre una operación que costó 9.000 millones de dinero público

Feijóo, junto al abogado Manuel Medina el pasado miércoles, en la presentación en Madrid del libro 'Se vende banco por un euro'.
Feijóo, junto al abogado Manuel Medina el pasado miércoles, en la presentación en Madrid del libro 'Se vende banco por un euro'. EFE

El PP ha vetado que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, comparezca en el próximo pleno sobre la fusión de las cajas gallegas, tal y como exigía la oposición después de la declaración en el Congreso de los Diputados de un responsable de la consultora KPMG que, como ya hizo en el Parlmento gallego, negó que el informe que blandió el Gobierno gallego en su día avalase la operación. Feijóo sí tendrá que dar explicaciones al respecto en la sesión de control, ya que En Marea y BNG le preguntarán sobre sus "mentiras" acerca de la fracasada unión de Caixa Galicia y Caixanova, que derivó en la ruina de la entidad y en la inyección de 9.000 millones de euros de dinero público. "Ni hay auditoría ni ese documento avalaba la fusión", subrayan estos partidos.

Las explicaciones sobre las cajas no han sido las únicas que se ha negado a dar la Xunta en el Parlamento gallego. Los populares también han denegado la intervención en pleno de Feijóo para dar cuenta de su reciente viaje institucional a México y tampoco han admitido que el conselleiro de Cultura comparezca sobre los cambios en la programación cultural de la CRTVG previstos para septiembre y que han provocado protestas por la supresión del veterano programa de radio Diario Cultural.

El portavoz parlamentario de En Marea, Luís Villares, ha cargado contra la "censura" y "la mordaza" por parte del PP en la Cámara. Sobre Feijóo, Villares ha afirmado que "alguien que mienta por sistema no es que no merezca ser presidente de un país", sino que "no merece ser presidente ni de la comunidad de vecinos".

La pasada semana en la comisión que investiga la crisis financiera en el Congreso, Fracesc Gibert, uno de los autores del informe encargado en diciembre de 2009 por la Xunta a KPMG antes de la fusión de las cajas, manifestase que este documento no constituía una auditoría ni tampoco una recomendación sobre si era conveniente o no realizar la integración, sino que analizaba la situación de las entidades ante ese escenario.

El portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, también se ha quejado de esta negativa de los populares a que Feijóo pueda aclarar las contradicciones entre la versión "oficial" de la Xunta y la expuesta por KPMG. La portavoz del BNG, Ana Pontón, considera de una "extrema gravedad" que Feijóo "mintiese" sobre una auditoría "fantasma", que costó a los gallegos "9.000 millones de recursos públicos", con su posterior "venta a precio de saldo a un empresario venezolano".

Los grupos de la oposición también criticado que el PP vete comparecencias para explicar la "supresión" del Diario Cultural y de los informativos locales a un año de las elecciones, así como para que Feijóo hable de su viaje a México. Leiceaga ha recordado que el presidente de la Xunta "rompe" con el criterio del expresidente socialista Emilio Pérez Touriño, que comparecía tras cada visita.

El portavoz popular del PPdeG, Pedro Puy, ha justificado la negativa a que Feijóo comparezca en la Cámara sobre el proceso de fusión de las cajas en que ya en su día intervino en la comisión creada en el Parlamento sobre el proceso que terminó con la bancarización de las entidades. El popular también tacha de "irresponsable" que la oposición "abra procesos de debate absolutamente alejados de la realidad para introducir algún tipo de confusión".

Villares ha reprochado al PP que "le molesta la indagación" en su pasado, ya sea sobre las cajas, las fotos de Feijóo con Marcial Dorado o las reuniones de Gerardo Fernández Albor, en referencia al encuentro que había tenido el expresidente del Gobierno gallego en 1984 en Portugal con varios de los considerados jefes del contrabando en Galicia huidos.