Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Misión: recoger ‘basuraleza’

Más de 10.700 voluntarios limpian 400 espacios naturales de toda España

VÍDEO: Quique Oñate y Paula D. Molero.

Un pequeño parque urbano, una playa paradisiaca, el pico de una montaña aparentemente inaccesible, un bosque en medio de la nada. Cualquier espacio natural imaginable comparte una misma amenaza: la basuraleza, aquellos residuos vertidos sin control que dañan el entorno y las criaturas que lo habitan. Un fenómeno que más de 10.700 personas decidieron combatir el pasado sábado uniéndose a la limpieza colaborativa 1m2 por la naturaleza, una iniciativa impulsada por SEO/BirdLife y Ecoembes que en su segunda edición dobló su participación y organizó batidas en 415 puntos de España.

Un ejemplo de esta movilización se dio en las inmediaciones del madrileño colegio público Manuel Núñez de Arenas, en Vallecas. Allí, una patrulla de alumnos de primaria peinó un parquecillo infantil encuadrado entre bloques de viviendas. Armados con guantes, pañuelos y bolsas de colores, los escolares, en su mayoría vecinos del barrio, buscaron y cazaron cualquier cuerpo extraño que manchase la pequeña plazoleta, un lugar cotidiano donde algunos de ellos pasan su tiempo libre.

"Cuidado que corta", exclama una niña mientras levanta un botella rota de cristal. "¡A mí dadme los briks!", anuncia un chaval que tantea los arbustos. "¿Dónde tiro esto?", pregunta otro enarbolando un mechero destrozado. Pasada media hora, las bolsas se van llenando: chicles, vidrios, envoltorios y papeles arrugados, bolsas de plástico, anillas de metal, latas retorcidas, palitos de chupachups. Incluso fragmentos de objetos tan degradados que cuesta imaginar qué eran originalmente.

"Es fundamental la concienciación", afirma Sara Güemes, coordinadora de Ecoembes de LIBERA, el proyecto donde se enmarca esta recogida nacional. "Entender que este es un problema que generamos todos y que la solución también la tenemos todos". Lo demuestra la batida en el parquecillo. "Cada vez lo limpiamos con menos frecuencia. Implicarse en su cuidado les hace sentirlo más suyo", añade Isabel Bueno, jefa de estudios del Manuel Núñez de Arena, un centro que ha recuperado un amplio jardín antes descuidado para uso de los alumnos y sus familias y además cobija La música del reciclaje, una orquesta en la que los niños tocan con instrumentos hechos a partir de basura.

Una "catástrofe ambiental sigilosa"

El objetivo de estas acciones es poner en relieve el problema de la basuraleza, "una catástrofe medioambiental sigilosa", según Güemes. Con ese fin, el programa LIBERA ha puesto en marcha en los últimos meses campañas de ciencia ciudadana para estudiar y caracterizar los residuos específicos de cada medio: playas y mares; campo, bosques y monte; y ríos, embalses y pantanos. "Conocer el fenómeno es el primer paso para combatirlo", amplía la coordinadora. "Por eso queremos saber de dónde viene esta basura, cuáles son las causas de su vertido, qué tipologías predominan en función del entorno".

Entre los espacios que se limpiaron en la movilización del pasado sábado se contaron parajes como el Parque Nacional de Guadarrama (Madrid), el Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres) y el Parque Lago de Sanabria (Zamora), entre otros. A la acción se sumaron asociones como Anse, Paisaje Limpio, Fundación Oso Pardo o PROMEMAR habilitando 24 puntos de recogida de residuos en fondos marinos.