Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ejecuciones hipotecarias sobre vivienda habitual caen un 53% hasta marzo

Ocho de cada diez procesos afectó a una vivienda usada y la mayoría a hipotecas firmadas entre 2005 y 2008

Movimiento en contra de los desahucios.
Movimiento en contra de los desahucios.

Las ejecuciones hipotecarias o embargos sobre viviendas habituales por impago de la hipoteca siguen a la baja por la recuperación económica y, sobre todo, por las mejores condiciones de pago de las hipotecas con el rebaja de los tipos de interés. En el primer trimestre del año los procedimientos iniciados cayeron un 53,3%, hasta los 2.027 procesos, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de un volumen casi cinco veces inferior a los registros del primer trimestre de 2014, cuando se iniciaron 12.107 expedientes. La misma evolución han seguido las ejecuciones sobre segundas o terceras residencias, que apenas sumaron 611 procesos, un 52,1% menos respecto al mismo periodo del año anterior.

El 16,9% de las ejecuciones hipotecarias fueron sobre viviendas nuevas, que bajaron un 3,3% anual, y el 83,1% sobre usadas, que cayeron un 30,6%. La recuperación económica desdibuja así una de las caras más dramáticas de la crisis. En el primer trimestre (18.545.900), tan solo el 0,01% de todas las viviendas familiares existentes en España (18,5 millones) iniciaron una ejecución hipotecaria, un proceso por el que se ordena la venta a un tercero de su vivienda que estaba gravada con una hipoteca, aunque no todos terminan con el desahucio de sus propietarios.

Así, los impagos de hipotecas y las ejecuciones, que se dispararon durante los años de crisis, caen desde hace tres años de forma consecutiva, después de que en 2017 bajaran un 49,4%, un 30,3% en 2016 y un 12,6% en 2015. Los mayores perjudicados volvieron a ser los hipotecados que firmaron sus préstamos para la compra de una casa entre 2005 y 2008, periodo que concentró el 54,6% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas en el primer trimestre de 2018. "Y especialmente en 2007, año en el que los precios se encontraban en máximos. Además, las viviendas compradas en aquella época se depreciarían por debajo del valor de la hipoteca (negative equity), haciendo que la casa valiera menos en el mercado que la cantidad pendiente de pago en el banco", indica Ferran Font, director de estudios de Pisos.com. Según el INE, el 20,1% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en el primer trimestre corresponde a hipotecas constituidas en el año 2007, el 14,1% a préstamos de en 2006 y el 12,7% a hipotecas de 2008.

Andalucía (1.358), Cataluña (1.336) y Comunidad Valenciana (1.240) presentaron el mayor número de ejecuciones. Y Navarra (33), País Vasco (36) y Galicia (90) los menores.

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentraron el 47,2% del total de ejecuciones hipotecarias en el primer trimestre de 2018. El 14,3% del total de ejecuciones hipotecarias fueron viviendas habituales de personas físicas, el 28,6% viviendas de personas jurídicas y el 4,3% otras viviendas de personas físicas. Por su parte, las ejecuciones hipotecarias de otras urbanas (locales, garajes, oficinas, trasteros, naves, edificios destinados a viviendas, otros edificios y aprovechamientos urbanísticos), tuvieron un peso del 41,1% del total. Sumaron 14.183 procedimientos, lo que supone un 17,8% menos que en el mismo trimestre de 2017. Sobre el total de fincas, Comunidad Valenciana encabezó el número de ejecuciones hipotecarias, con 2.812, seguida de Cataluña (2.688) y Andalucía (2.453). Por su parte, País Vasco (120), Navarra (124) y Baleares (208) registraron el menor número.