Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EPA

La tasa de paro sube al 16,74% en el primer trimestre tras destruirse 124.100 empleos

El desempleo aumenta en solo dos décimas entre enero y marzo

El mercado laboral ha decepcionado en el comienzo del año. Se han destruido 124.100 empleos, la cifra más alta desde 2014 para ese periodo, y ha subido el paro en 29.400 trabajadores, elevando la tasa de desempleo hasta el 16,7%, según el INE. Estos números han decepcionado a los economistas, como también lo ha hecho que la población activa vuelva a caer. Entre enero y marzo el número de personas en edad y disposición de trabajar bajó en casi 95.000 personas, devolviendo al mercado laboral a su tamaño de finales de 2007. Cuatro años de recuperación laboral no han detenido una dinámica que se mantiene desde 2012.

Camareros trabajando en la pasada Semana Santa en Sevilla
Camareros trabajando en la pasada Semana Santa en Sevilla

Una de las cosas que se predicen con cierta facilidad en el mercado laboral español es que entre enero y marzo se destruye empleo y sube el paro. Así ha sido en los últimos 10 años y 2018 ha mantenido la tradición. Pero en esta ocasión se esperaba cifras menos malas. Lo señalaron al poco de conocerse los datos en BBVA Research. Abundó Asempleo, la patronal de empresas de trabajo temporal: “La Semana Santa no ha tenido el efecto esperado”. Y lo destacaban economistas como Raymond Torres, director de coyuntura de Funcas.

Los 124.100 empleos en total destruídos hubieran sido más de no ser por el aumento de plantillas en el sector público, donde se han creado 31.000 empleos en el último trimestre, según la encuesta de población activa (EPA) divulgada. En cambio, en el sector privado se han destruido 155.200 puestos de trabajo.

La tasa de paro sube al 16,74% en el primer trimestre tras destruirse 124.100 empleos

Esta caída se ha producido a pesar que buena parte de la Semana Santa ha caído en marzo. Esto tiene una explicación económica, que ya se apuntó en la afiliación a la Seguridad Social comparada con 2017, y otra metodológica de la propia EPA, una encuesta continúa que se elabora durante 13 semanas y cuyo resultado se parece más a lo que sucede a mitad de trimestre que al final.

A pesar de la decepción, el mercado laboral español conserva una tendencia muy positiva de fondo. En los últimos 12 meses se han creado 435.900 empleos que han situado el nivel total en 18,87 millones. El incremento anual es del 2,36%, varias décimas menos que en las ediciones de la EPA anteriores, algo que constata el Banco de España en la nota que emitió al subrayar “una moderación en el ritmo de crecmiento del empleo”.

Esa tendencia de recuperación también se observa en los números desestacionalizados, las cifras limpias del efecto de temporadas turísticas, contrataciones extraordinarias o campaña agrícolas. Desde esta óptica, el paro durante el primer trimestre cayó un 2,97% y el empleo creció un 0,46%.

A continuación, los economistas de supervisor destacan que la desaceleración del empleo “ha tenido lugar en un contexto de un nuevo descenso de la población activa (–0,1%), a pesar del mayor dinamismo de la población total (0,4%), tras el incremento del 3,5% de la población extranjera”.

El mercado laboral español lleva años menguando. Ni los cuatro años largos de recuperación del empleo a un ritmo alto han cambiado el signo que se mantiene en los últimos seis años y que ha llevado a España a tener una población activa de 22,67 millones de personas en edad y disposición de trabajar. Un anverso que tiene un reverso: por primera vez España tiene más de 16 millones de inactivos entre los mayores de 16 años.

Esta evolución sorprende a Torres, de Funcas, quien subraya que el comportamiento de la población activa durante la última década fue atípico durante la crisis y lo está siendo en la recuperación. Lo dice destacando que la tasa de participación de quienes tienen entre 16 y 64 años creció hasta bien entrada esta década, cuando se destruía empleo, y ahora se está reduciendo lentamente pese al vigor que viene manteniendo la recuperación en los últimos años (del 75,7% en 2015 al 74,7%). La caída es mayor cuando se contempla la tasa de actividad de mayores de 16 años, en ese caso la bajada es del máximo del 60,5% tocado en 2012 al 58,5% del último trimestre.