Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pacto de Toledo se abre a retomar el IPC en la revalorización de pensiones

Los diputados negocian una nueva fórmula de actualización anual que mantenga el poder adquisitivo de los pensionistas

Manifestación para reclamar "pensiones dignas", en Madrid. En el video, declaraciones de Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso.

Las movilizaciones de pensionistas de los pasados meses van teniendo consecuencias. Primero fue un aumento mayor del 0,25% este año para las pensiones más bajas que se plasmó en los presupuestos. Ahora en el seno del Pacto de Toledo se va abriendo paso un acuerdo que volvería a situar a los precios y su evolución en el centro de la revalorización anual de las pensiones, según apuntan varias fuentes parlamentarias.

El texto definitivo de la recomendación dos, la que hace referencia a la revalorización de las pensiones, de la nueva edición del Pacto de Toledo todavía no está cerrado. Tampoco hay un acuerdo ultimado totalmente, advierten esas mismas fuentes, pero sí que está claro que el IPC va a volver a tener un gran protagonismo en la actualización anual de las pensiones.

Varios parlamentarios presentes en la reunión de la comisión parlamentaria que trata los temas de de pensiones y las recomendaciones para su reforma apuntan que el punto de encuentro se acaricia, pero que quedan puntos abiertos para dar por cerrado ese acuerdo. Siempre según esos mismos diputados señalan que el PP se habría abierto a esa posibilidad y que también Ciudadanos estaría por la labor.

Hasta ahora el PP se había quedado solo en la defensa del mecanismo de revalorización creado en 2013 que actualiza cada año las pensiones teniendo en cuenta la situación financiera de la Seguridad Social y que había establecido incrementos anuales desde entonces del 0,25% para todas las pensiones. Esto se observó en los momentos de la mayor movilización de los jubilados, el pasado marzo.

Entre lo que falta por cerrar, estaría qué sucede con las pensiones en épocas de crisis. Aquí habría un grupo entre los que estaría PdeCAT, PNV y, probablemente, PP que apostaría por un modelo similar al seguido en los presupuestos de este año, es decir, que en las épocas de crisis o recesión, las pensiones más altas no suban con IPC mientras que las bajas mantengan el poder adquisitivo. Los grupos de izquierda, por su parte, no ven con buenos ojos esta posibilidad.

En el borrador del texto que está trabajando el Pacto de Toledo, se puede leer que hay coincidencia en la necesidad de establecer "un nuevo mecanismo de revalorización que tenga como cometido básico garantizar el pode adquistivo de los pensionistas, que tenga en cuenta de manera medular en su configuración la evolución del índice de precios al consumo".

Que se abra la posibilidad de alcanzar un acuerdo en esta recomendación es clave para que el Pacto de Toledo pueda llegar a un punto común en esta edición. Es en la revalorización de las pensiones donde estaba el principal escollo hasta ahora. Eliminada esta traba, anoche varios diputados se mostraban optimistas sobre la posibilidad de lograr pronto un texto común con recomendaciones que sirvan de base para la negociación de la futura reforma de las pensiones con los agentes sociales y su plasmación en una redacción legal.