El nuevo jefe de Volkswagen se fija como objetivo acelerar la digitalizacion

El gigante automovilístico alemán presenta a Herbert Dies, su nuevo presidente, y cómo será su nueva estructura

Herbert Diess, el nuevo presidente del Comité Ejecutivo de Volkswagen, ha prometido en su primer día de trabajo convertir al mayor fabricante de automóviles del mundo en un exclusivo proveedor de movilidad integrado. Un plan ambicioso que contempla reforzar la electromovilidad, perfeccionar la digitalización del automóvil y el tráfico y ofrecer nuevos servicios. "Nuestro objetivo es convertir a Volkswagen, gracias a la rentabilidad, la innovación y la sostenibilidad, en un gran líder industrial", explicó Diess el viernes.

El nuevo presidente mundial de Volkswagen, Herbert Diess, este viernes tras la conferencia de prensa en Wolfsburgo (Alemania).
El nuevo presidente mundial de Volkswagen, Herbert Diess, este viernes tras la conferencia de prensa en Wolfsburgo (Alemania).FABIAN BIMMER / REUTERS

Su primer día de trabajo comenzó con una rueda de prensa en Wolfsburgo (norte de Alemania), en la que también participó el presidente del Consejo de Supervisión, Hans Dieter Pötsch, quien dedicó gran parte de su breve intervención a resaltar las habilidades del nuevo presidente del grupo. "Al frente de Volkswagen, el señor Diess ha demostrado con éxito cómo puede poner en práctica, con rapidez y consistencia, profundas transformaciones. Estaba predestinado a ser el presidente del Comité Ejecutivo", aseguró.

Más información

La rueda de prensa era una cita obligada cuyo propósito era comentar los cambios anunciados en la noche del jueves, además de ofrecer al nuevo presidente la posibilidad de anunciar las metas que pretende alcanzar durante su mandato. Diess mencionó la existencia de un plan 2025, cuya principal meta es convertir a Volkswagen en un grupo dinámico y efectivo. Para conseguirlo, el nuevo hombre fuerte del grupo anunció que una de sus tareas prioritarias será explorar el valor de las inversiones no estratégicas del grupo y venderlas si es necesario. La inversión en el fabricante de motos Ducati podría ser la primera.

"La compañía debe aumentar aún más la velocidad y establecer acentos claros en electromovilidad, digitalización y nuevos servicios", comentó Diess, que añadió que la restructuración del grupo "debe servir para acelerar la toma de decisiones". "Partimos del hecho de que seremos más rápidos. Pero no habrá una revolución", dijo. Para ser más eficientes y acelerar la transformación de Volkswagen, el Consejo de Supervisión aprobó el jueves la creación de seis unidades operativas, además de una región de China diferenciada. También se ha decidido clasificar las marcas de automóviles en tres grupos: Volumen (Volkswagen, Skoda y Seat), Premium (Audi) y Superpremium (Porsche, Bentley, Bugatti y Lamborghini).

El grupo Volumen será dirigido por el propio Diess, mientras que Oliver Blume, el actual consejero delegado de Porsche y recién nombrado miembro del Comité Ejecutivo de Volkswagen se hará cargo del grupo Superpremium.

Fin del 'dieselgate'

Durante la rueda de prensa, Diess también tuvo el coraje de admitir que el famoso dieselgate había hecho mellas en la imagen mundial del grupo. "Hemos perdido una gran cantidad de confianza en Alemania, pero también en el resto del mundo. La tarea en los próximos años es recuperar la confianza perdida y la única posibilidad es implementar un cambio cultural", aseguró Diess, que también admitió que el grupo tiene por delante un largo camino. Hans Dieter Pötsch, por su parte, dijo que la crisis que ha vivido el grupo a causa del dieselgate había llegado a su fin. "El objetivo de Volkswagen es salvaguardar su posición entre los líderes de la industria automovilística internacional con capacidad de innovación y con rentabilidad", señalo Pötsch. "El señor Diess es el ejecutivo ideal para alcanzar ese objetivo".

Para tener éxito en el gran desafío de convertir a Volkswagen en una industria moderna, rentable y eficaz, Diess también desea contar con el apoyo de los trabajadores, una idea que comunicó a la plantilla a través de una carta donde les pidió apoyo. "Tenemos que acelerar y establecer acentos claros, especialmente en la movilidad eléctrica", señala Diess, que recuerda que la nueva estructura corporativa facilita que las decisiones se implementen de forma más rápida. "Los mantendremos informados y ampliaremos significativamente la comunicación interna", prometió.

Todo el poder en el menor tiempo posible

Herbert Diess, el nuevo hombre fuerte de Volkswagen, llegó al consorcio en julio de 2015, dispuesto a conquistar todo el poder en el menor tiempo posible. Había aceptado la oferta del gigante de Wolfsburgo porque ya no tenía más futuro en BMW, en cuyo Comité Ejecutivo estuvo 13 largos años.

Al frente de la marca Volkswagen, Diess ha cosechado éxitos, se ha ganado el respeto del clan Porsche y la admiración de la familia Piëch, pero también muchos enemigos en el Comité de Empresa a causa de su carácter intransigente y duro. Y su insistencia en bajar los costes de producción.

Tras duras negociaciones, Diess obtuvo la luz verde del sindicato para poner en marcha el "plan del futuro" cuya meta era reducir costes en 4.000 millones de euros y recortar 30.000 puestos de trabajo hasta 2020. "Es el miembro más odiado del Comité Ejecutivo", certificó la revista Der Spiegel.

Pero Diess también es admirado por su eficiencia y conocimientos y porque ha intentado preparar al grupo para los desafíos del futuro. Su visión es clara. "Los automóviles sufrirán un cambio drástico en los próximos 15 o 20 años", dijo al Handelsblatt. "Y nuestro mayor desafío será entender el automóvil como parte de Internet", añadió.

En los casi tres años que trabajó como jefe de la marca Volkswagen, Diess logró mejorar la imagen y aumentar las ventas de los modelos Golf y Passat, impulsó la renovación de los todoterrenos y apostó por aumentar la fabricación de los coches eléctricos e híbridos. Diess, que cumplirá 60 años el próximo octubre, también siente una rara pasión por las motos y goza fama de excelente comunicador.

El nuevo presidente de Volkswagen es capaz de polarizar. Algunos lo describen como “muy encantador” y otros como un “hueso duro de roer”. Diess es también un experto en establecer objetivos ambiciosos para los empleados, exige mucho y puede llegar a ser muy incómodo si la gente no cumple.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50