Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Autoridad Fiscal cree que los municipios están sobrefinanciados

La Airef sugiere que asuman las competencias de dependencia

A la izquierda, el presidente de la Autoridad Fiscal, José Luis Escrivá, con el diputado socialista José Enrique Serrano
A la izquierda, el presidente de la Autoridad Fiscal, José Luis Escrivá, con el diputado socialista José Enrique Serrano

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), el organismo creado a instancias de Bruselas para velar por el sostenimiento de las cuentas públicas, es una de las pocas instituciones del Estado que todos los grupos políticos respetan. Su presidente, José Luis Escrivá, ha conseguido en cinco años ganarse la vitola de independiente. Y desde esa atalaya lanzó ayer que, en su opinión y a la vista de los datos, los Ayuntamientos están sobrefinanciados. Por eso, propuso atribuir más competencias a los municipios y así descargar a las comunidades.

En su razonamiento, Escrivá explica como los alcaldes logran superávit cada año de más de 5.000 millones de euros desde 2012. Y las comunidades autónomas, por el contrario, acumulan números rojos a pesar de los recortes y la contención del gasto. La Seguridad Social también suma déficits preocupantes. En ese contexto, Escrivá se preguntó si los españoles quieren que los Ayuntamientos inviertan su superávit en fuentes de agua mientras otras instituciones no tienen suficiente financiación para prestar servicios básicos del Estado de bienestar. Se refería al acuerdo alcanzado esta semana entre el presidente de la Federación de municipios (FEMP), Abel Caballero, con el Ministerio de Hacienda para poder gastar los superávits municipales en inversiones sostenibles. “A los ayuntamientos les sobran 8.000 o 9.000 millones y además tienen 25.000 millones en los bancos”, dijo el presidente de la Airef, que propuso que los alcaldes asuman la competencia de las ayudas por la dependencia y otras ayudas asistenciales. En su opinión, existe evidencia empírica de que las administraciones más próximas a los ciudadanos prestan mejor estos servicios públicos.

Escrivá también analizó el estado autonómico. Y tras explicar que en los últimos 40 años, en España ha existido un cierto grado de convergencia en renta a nivel territorial, ha sido modesta en comparación con países descentralizados como el nuestro. Entre las conclusiones con las que regó Escrivá a los escasos diputados presentes destacó la existencia de una distribución de las competencias difusas y confusas. Además, subrayó que existen muchas normas, que son poco claras y, a veces, ineficaces o que no se aplican con la debida diligencia.

El presidente de la Airef se lamentó de que las instituciones en las que participan las comunidades autónomas no están dirigidas para alcanzar consensos y acuerdos. Y criticó el exceso de los acuerdos bilaterales, poco transparentes, en detrimento de los procesos de pactos multilaterales.