Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT califica de “subida de mierda” la revalorización del 0,25% de las pensiones

El sindicato pone en marcha una campaña con un lazo marrón para denunciar la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas

Dos jubilados pasean por el centro de Madrid
Dos jubilados pasean por el centro de Madrid

UGT ha atacado con dureza la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas en 2017 y que las prestaciones de estos hayan subido este año, como los cuatro anteriores, un 0,25%. “Con perdón, es una subida de mierda”, ha calificado la responsable de pensiones del sindicato, Mari Carmen Barrera, al presentar una campaña contra esta situación.

Esta movilización tendrá dos elementos de denuncia. Uno consistirá en la creación de una calculadora que cifre “cada mes la pérdida de poder adquisitivo”. El otro será un lazo de color marrón, como signo de protesta “por la subida de este año” .

En 2017, los pensionistas perdieron poder adquisitivo. La inflación media de los precios fue del 2%, frente a un incremento de las prestaciones del 0,25%. Es decir, el retroceso fue de 1,75 puntos. Un cuarto de punto ha sido la subida de las pensiones desde 2014, un año después de que se aprobara la última reforma, que fijaba un incremento mínimo de ese 0,25% cuando la situación financiera de la Seguridad Social fuera deficitaria durante varios años.

Barrera ha lamentado la subida de pensiones y la falta de resultados de las negociaciones abierta para aumentar la financiación de la Seguridad Social. En este contexto, ha reclamado que se pague con impuestos el déficit de los “regímenes especiales” (autónomos, sistema agrario, mar o minería) se pague con impuestos. “Son más de 10.000 millones”, ha cuantificado. También ha reclamado que se dejen de financiar las tarifas planas (a la contratación y autónomos) con cotizaciones y se haga con impuestos, “unos 3.000 millones”. Y, por último, ha pedido que la gestión del instituto previsor también recaiga en los ingresos del estado por impuestos y no por cotizaciones, “2.400 millones”.

Junto a la presentación de la campaña, UGT también ha atacado el último informe de OCDE sobre pensiones, Pension at a Glance. Ha criticado que el club de los países desarrollados tome las previsiones demográficas de la ONU, para elaborar las tasas de dependencia (número de mayores de 65 años por personas en edad de trabajar), más pesimistas que las de otros organismos como Eurostat.