Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso exige al Gobierno cambiar el cómputo del paro para que deje de ser sexista

La iniciativa sale adelante con el apoyo de todos los grupos, salvo el PP

Una camarera de piso en un hotel de Lloret de Mar.
Una camarera de piso en un hotel de Lloret de Mar.

El Congreso casi en pleno exige al Gobierno que cambie la forma en que se calcula el seguro de paro a tiempo parcial para que deje de ser sexista. Lo hace a través de una Proposición No de Ley aprobada este miércoles en la comisión de Empleo a iniciativa de Unidos Podemos En Marea y aprobada por todos los grupos salvo el PP que sigue la estela marcada recientemente por Europa.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea sentenció hace algo más de un mes que la forma en que España calcula la duración del seguro de empleo de quien trabaja a tiempo parcial es sexista. En concreto, lo es cuando afecta a quien concentra en algunos días de la semana su tiempo de trabajo (por ejemplo, aquellos contratados por 16 horas para el fin de semana), porque les discrimina frente al resto de trabajadores. Es lo que se llama técnicamente la jornada parcial vertical. Entre el 70 y el 80% del empleo parcial lo copan las mujeres.

Cuando alguien se queda en paro y reclama su prestación, el Servicio Público de Empleo cuenta como cotizado todos los días del mes el de alguien que trabaja 16 horas a la semana repartidos durante todos los días laborables. En cambio, a quien solo lo hace el fin de semana, en jornadas verticales, solo le computa dos días.

Llegados a este punto, la justicia europea llega a la conclusión de que la situación es discriminatoria por la realidad laboral española. La mayor parte de los trabajadores a tiempo parcial son mujeres, también cuando se concentra el tiempo en pocos días a la semana. Esto hace que, de hecho, la mayor parte del colectivo perjudicado sean mujeres. De ahí que los jueces europeos concluyan que hay sexismo.

La Proposición No de Ley que eleva el Congreso tras la votación –aprobada con 21 votos a favor y 14 en contra- reclama la modificación del decreto de 1985 de protección de desempleo para que la duración de la prestación compute como cotizado todo el periodo durante el cual la persona trabajadora está dada de alta “con independencia de la jornada realizada” para que no pueda caber “ningún tipo de discriminación por razón de la jornada laboral”. La ha presentado la diputada Yolanda Díaz (En Marea) para “defender los derechos de la mitad de la población trabajadora”. Díaz ha acusado al Gobierno del PP de ser “discriminatorio y machista” y al Ministerio de Empleo, que dirige Fátima Báñez, de ser un departamento “opaco al género”.

El PP había presentado una enmienda de modificación que no ha sido aceptada. Su propuesta era similar en el enunciado a la de Unidos Podemos En Marea en cuanto al reconocimiento de la jornada parcial, pero obviando la parte en la que la hace referencia a la aplicación “progresiva de igualdad de trato entre hombres y mujeres en materia de seguridad social”. “No rechazamos la aplicación de la sentencia. El Ministerio de Empleo ha pedido un informe a la Abogacía del Estado y está trabajando en eso ya. Pero no han aceptado las modificaciones que proponíamos, por eso hemos votado en contra. Sí que estamos de acuerdo en que tiene que adaptarse la ley a la sentencia”, aclara la diputada del PP Águeda Reynés.

No es la primera vez que Europa saca los colores a España con la discriminación por género en el empleo. Ya en 2013 la justicia europea, y poco después el Tribunal Constitucional, fallaron contra la forma en que la Seguridad Social computaba el periodo mínimo necesario para acceder a una pensión contributiva de quienes habían trabajado a tiempo parcial por el mismo motivo, por ser sexista. Entonces no se distinguía modalidades de jornadas parciales, sino que se concluía que la regulación era sexista porque las mujeres son una inmensa mayoría entre quienes trabajan a tiempo parcial.