Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

El nuevo paradigma del ‘retail’

En España el crecimiento de este canal en 2016 fue de un 21% respecto al año anterior

La revolución digital está provocando un impacto sin precedentes en las empresas de todos los sectores, especialmente en retail y consumo, donde industrias enteras como la textil están viviendo un cambio que afecta a toda su cadena de valor. La variación fundamental se está produciendo en la distribución minorista, donde el comercio electrónico está creciendo a una velocidad de vértigo. En España el crecimiento de este canal en 2016 fue de un 21% respecto al año anterior, con una facturación de 24.000 millones. Se espera que mantenga elevados crecimientos en el futuro.

La venta online traerá nuevos desafíos, pero también creemos que generará nuevas oportunidades de negocio que complementan la venta en el tradicional local comercial. Muchas marcas que se expandían tradicionalmente en tiendas físicas se propagan ahora también online. No obstante, existen ahora operadores que surgieron en Internet y buscan implantarse en locales comerciales. Por lo tanto, el comercio del siglo XXI será una combinación del mundo digital y del tradicional. El concepto de venta personalizada, la creación de una experiencia en el punto de venta y el entretenimiento en la compra constituirán la vanguardia del comercio, complementando la pura transacción de compra que puede ser online.

El mercado de high street mantiene una fortaleza que no se verá afectada por los nuevos modelos de distribución, donde los locales se convierten en flagship stores en las calles principales de las grandes ciudades, donde conviven marcas de moda low cost con marcas de lujo. Las tasas de desocupación son muy bajas y las rentabilidades se sitúan por debajo del 4%, con unas rentas en las zonas más prime que llegan hasta los 270 euros el metro cuadrado. En cambio, en las zonas no prime es donde la transformación provocada por el comercio electrónico se hace más evidente, observándose un relevo entre el tipo de operadores y sobre los usos que se dan en los locales. Debemos ver sedes de oficinas ocupando locales comerciales en zonas céntricas no prime, espacios destinados a la economía colaborativa, startups...

Desde el punto de vista del inversor, este dinamismo de tipo de negocios aumentará el riesgo comercial y por tanto debería incrementar las rentabilidades, que ahora se sitúan en torno al 6,5%-7%, en un mercado donde en los últimos 12 meses hubo compraventas de locales por un volumen de 3.700 millones, con más de 28.000 transacciones. El 70% de estas compraventas no supera el millón de euros, impactando así la tipología de comprador (cabe destacar que un tercio de ellas son compraventas de particulares).

El mercado retail vive pues diversas dinámicas que impactan en su evolución y esta se muestra sólida y con rentabilidades aún atractivas para cualquier tipo de inversor en función de su tipología de inversión, riesgo y rentabilidad esperada.

Juan José Riveiro es director de Empresas e Inversores de Solvia