Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gestión de morosidad

Cómo saber si estás en un fichero de morosos

Estos son los trámites para solicitar la baja de una lista de deudores

Cómo saber si estás en un fichero de morosos

Los ficheros de morosos son listas que gestionan empresas privadas donde se recogen los nombres de personas que supuestamente tienen alguna deuda con una empresa. Algunas de las más conocidas en España son ASNEF o RAI.

Cualquier ciudadano que acredite su identidad en estos ficheros tiene el derecho de saber si su nombre está incluido. Sin embargo, la empresa que gestione dicho fichero no está obligada a comunicárselo de una forma proactiva. Sí tiene esa obligación la empresa que incluye a alguien en un fichero de este tipo. No solo debe informar al afectado sino que debe guardar constancia de haberlo hecho.

Las empresas pueden incluir a una persona en un fichero de morosos sin tener en cuenta el importe debido. Se puede encontrar a alguien que deba 5€ y a alguien que deba más de 10.000€. Aunque suene paradójico las consecuencias en ambos casos son las mismas.

El proceso para incluir a alguien en un fichero de morosos pasa por verificar que el periodo de cobro de la deuda ha vencido su fecha, que se ha avisado al titular del impago y también de que se va a incluir en el fichero de morosos. Estos pasos han de realizarse y también demostrarse. Lo que no queda claro es que sea un proceso exhaustivo ya que año tras año la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) recibe numerosas quejar relativas a un mal uso de estos datos. La mayoría de las veces son quejas que reclaman una infracción de los derechos ARCO (acceso, cancelación, rectificación, oposición).

Consecuencias de estar en ASNEF o RAI

Estar en un fichero de morosos puede traer consecuencias para acciones cotidianas como contratar una línea de teléfono pero lo más habitual es que afecte a las solicitudes de financiación. Por estar en una lista de morosos se pueden denegar tarjetas de crédito, ventas de coches a plazos o préstamos personales entre otros.

Las listas de morosos son un recurso muy asequible para las empresas a la hora de valorar la relación con un posible cliente. El inconveniente es que no siempre se sigue el procedimiento adecuado a la hora de incluir a alguien en estas listas y las consecuencias pueden ser costosas y muy negativas para la persona señalada como morosa.

Las empresas ven en las listas de morosos una vía para conseguir que el cliente pague sin tener que ir a los tribunales, alternativa mucho más costosa y larga.

¿Cómo salir de un fichero de morosos?

La salida de una lista de morosos requiere de unos trámites que vendrán determinados por el motivo que haya provocado la situación. Hay empresas que se dedican a realizar estos trámites pero muchas son fraudulentas, en caso de tramitarlo a través de un tercero hay que asegurarse de que es una empresa fiable.

Si hay una deuda para salir de la lista de morosos el primer paso es pagarla y conservar el justificante de haberlo hecho. Cuidado con solicitar un préstamo para pagar una deuda y volver a endeudarse. Hay que echar cuentas e intentar no caer en una espiral de endeudamiento.

Una vez pagada la deuda enviar el justificante al fichero de morosos con una copia del dni y solicitar la baja en la lista. El envío habrá que hacerlo con acuse de recibo, también del envío necesitamos justificante por si se complicase el trámite. Es recomendable no dejar este proceso en manos de la empresa donde se pagó la deuda.

Si han pasado más de 6 años de la deuda se puede solicitar la baja automática de la lista. Tras ese periodo la deuda caduca y el titular del fichero debe borrar los datos de la persona afectada automáticamente. En este caso enviar la solicitud con fotocopia del dni y guardar el justificante del envío.

Si no hay deuda y es un error hay que solicitar la baja exponiendo que no se cumplen los requisitos de inclusión en el fichero. Como en los anteriores casos hay que asegurarse de que se guarda copia del justificante del envío. El titular del fichero tiene en este caso obligación de responder en un máximo de 10 días. Si se producen irregularidades se podrán denunciar los hechos ante la AEPD

Si no se está de acuerdo con la deuda que se imputa se puede poner una reclamación ante la AEPD para reclamar un mal uso de los datos personales.

Estar en un fichero de morosos, además de gestionar los trámites para salir, también puede suponer inconvenientes económicos. Algo habitual es que se paralice la concesión de financiación solicitada. Si se trata, por ejemplo, de la concesión de una hipoteca tras haber dado un adelanto para la reserva del inmueble ya estaríamos en una situación de pérdida de dinero. La vía judicial es la vía para reclamar una indemnización.