Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal quiere impulsar las relaciones transfronterizas con España

El ministro de Economía luso, Manuel Caldeira Cabral, insta a aprovechar el crecimiento de los dos países tras la crisis

Manuel Caldeira Cabral, ministro portugués de Economía, en su sede lisboeta.
Manuel Caldeira Cabral, ministro portugués de Economía, en su sede lisboeta.

Portugal quiere dar un impulso a las relaciones transfronterizas entre las regiones limítrofes con España, según ha manifestado el ministro de Economía portugués, Manuel Caldeira Cabral, este jueves en su intervención en la primera edición de la jornada ‘Diálogo España-Portugal’ organizado por el Foro Económico de Galicia, que se celebra en la localidad pontevedresa de Baiona. Se trata, según ha dicho Caldeira, de aprovechar el crecimiento que se está desarrollando en los dos países tras la crisis.

"En un momento en que las dos economías están creciendo, los dos ganamos con la relación. Y las relaciones de frontera pueden suponer un desarrollo muy notable en el norte y las regiones interiores, que deben aprovechar el mercado ibérico", ha dicho el ministro luso. En concreto, ha destacado que con Galicia es especial por la cercanía cultural y la mejora de las comunicaciones entre ambas partes.

Caldeira ha puesto el ejemplo de Inditex, que ha contribuido eficazmente al crecimiento de la industria textil de la región norte. Una tercera parte de la producción de la empresa gallega procede de Portugal. "Sin esos pedidos, muchas empresas del norte de Portugal habrían cerrado", ha subrayado el ministro, que ha añadido: "Hace una exigencia muy grande; pero también las empresas se benefician de un desarrollo de muy alta calidad y competitividad". También ha incluido en el mismo patrón al sector del automóvil, con empresas de componentes que trabajan para la planta del grupo PSA en Vigo.

No obstante, el ministro ha insistido en que hay que reforzar esas relaciones, que han pasado varias fases y que en los últimos años han estado muy paradas, según han reconocido también representantes de la industria gallega presentes en el foro. Por eso, el ministro ha reclamado mayor presencia política en el proyecto, que no deja de ser descentralizador frente al preponderante del eje centralista Madrid-Lisboa sobre el Oporto-Santiago de Compostela, del que se han quejado varios de los empresarios presentes.

Preguntado si los objetivos eran compartidos por el Gobierno de España, el ministro ha afirmado que se incluyó en la última cumbre celebrada entre los Ejecutivos. Uno de los ejemplos que puso en este sentido es la unión de intereses en el mercado ibérico de electricidad, que los dos países comparten y en el que aúnan esfuerzos para presionar a la UE y Francia, en concreto, para avanzar en las conexiones a través de los Pirineos.

En parecidos términos se ha expresado el rector de la Universidad de Vigo, Salustiano Mato, quien ha reseñado que Galicia y el Norte de Portugal forman el mejor centro de cooperación de toda la UE, por encima incluso del de Dinamarca y el sur de Suecia. Mato agregó que "es muy oportuno aprovechar este espacio de diálogo y las universidades estamos a disposición de ayudar para hacer el esfuerzo de cohesión; desde las universidades entendemos que es inteligente ir todos juntos". El rector también ha incidido en potenciar el eje atlántico, sobre todo cuando se concrete el Brexit.

Los empresarios y directivos que han intervenido también han respaldado la necesidad de mejorar la intersección entre los dos países en materia económica, pero han resaltado las dificultades que existen en materia impositiva. Además, han pedido reformas en este punto y en el mercado laboral, así como mayor desarrollo de las infraestructuras y la inversión en educación e innovación, como principal motor para el futuro.

El exministro del PP Juan Costa, socio de EY, ha referido que en las consultas de los inversores internacionales contemplan a los países como un mercado único y que lo ven con buenos ojos por el clima social y los menores costes laborales. Precisamente, en este punto existe una brecha salarial importante entre los dos países. El empresario vallisoletano José Miguel Isidro, presidente de la firma forestal Europac, con mucha presencia en Portugal, ha desvelado que la diferencia es del 40% en términos medios y entre directivos, del 20%.

Más información