Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La firma de inversión del dueño de los supermercados Bon Preu se traslada a Madrid

Joan Font fue asesor de Artur Mas en el consejo para la independencia de Cataluña

Arriba, el segundo por la izquierda, Joan Font.
Arriba, el segundo por la izquierda, Joan Font.

La sociedad de inversión del dueño de la cadena de supermercados Bon Preu, Joan Font, también ha trasladado su domicilio social a Madrid. El empresario, que formó parte del consejo que asesoró al gobierno de Artur Mas para la transición a la independencia, realizó el cambio de la sede social de Portfoli GT Sicav SA —que gestiona un patrimonio de 9,8 millones de euros— de Manresa a Madrid el pasado 16 de octubre, según consta en el Registro Mercantil, en cuyo boletín oficial se publicó el día 24. Preguntada al respecto, una portavoz justificó que la sociedad cuyo consejo preside Font se ha trasladado a raíz de la integración de CatalunyaCaixa en el BBVA —que se produjo en 2014—, que gestiona la sicav. Además, añadió que ha iniciado los trámites para volver a domiciliar la sicav en Cataluña.

El consejo de la sociedad está formado exclusivamente por la familia Font y sus asesores legales. De acuerdo con la información depositada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el 13 de noviembre su valor ascendía a 9,8 millones de euros, con una revalorización del 26% en los últimos cinco años. La sicav fue constituida en 2009. Su domicilio era el número 24 del paseo de Pere III, pero el pasado 16 de octubre, en pleno éxodo de sedes sociales y fiscales, se trasladó a Madrid.

La familia Font es la propietaria de Bon Preu. Con sede en Les Masies de Voltregà (Barcelona), agrupa las enseñas Bonpreu, Esclat, Esclatoil e Iquodrive. El grupo de distribución el año pasado facturó 1.077 millones de euros, el 9,2% más, y este año sus propietarios prevén superar la barrera de los 1.200 millones.

Tanto su propietario como la compañía han tenido siempre un marcado perfil independentista. Los supermercados de la empresa eran puntos de venta, por ejemplo, de las camisetas que la Asamblea Nacional Catalana (ANC) lanzaba para las manifestaciones de la Diada. Además, el grupo decidió cerrar sus establecimientos en las dos últimas huelgas generales, tal y como anunció a través de su cuenta de Twitter.

Joan Font fue, además, el único empresario que formó parte del Consejo Asesor para la Transición Nacional. Este órgano, que presidió Carles Viver i Pi-Sunyer, se encargó de elaborar para el gobierno de Mas un libro blanco sobre las actuaciones y las estructuras que debía desarrollar Cataluña para lograr su independencia.

Poco proclive a conceder entrevistas o a las apariciones públicas, Font dio una conferencia hace tres años en la localidad de Malla (Barcelona). Allí, según Nació Digital, exhortó a los asistentes a rechazar los discursos de quienes advertían de las consecuencias económicas de la independencia. “Son pocos, pero con capacidad de hacer ruido”, dijo Font, quien añadió: “Incluso el Sabadell y CaixaBank se pondrán a favor de la independencia”.

Más información