Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volotea financiará su fuerte expansión sin salir a Bolsa

La aerolínea de bajo coste española crecerá un 40% en pasajeros en 2017 y ampliará sus rutas y su flota

Volotea, la aerolínea low cost española que conecta ciudades medianas de Europa, afrontará un importante plan de expansión en los próximos años que financiará con sus propios recursos, y sin necesidad de salir a Bolsa, según asegura su fundador y consejero delegado, Carlos Muñoz. La compañía ha elevado al alza su previsión y finalizará 2017 con 4,7 millones de pasajeros, un 41% más.

Carlos Muñoz, fundador y consejero delegado de Volotea.
Carlos Muñoz, fundador y consejero delegado de Volotea.

El 5 de abril pasado, Volotea celebraba su quinto aniversario desde el inicio de sus operaciones. Y quiere aprovechar ese aniversario para acelerar su proceso de expansión. Para 2017, esperan sobrepasar por primera vez los 300 millones de euros, frente a los 250 millones de 2016.

Pero la aerolínea se plantea afrontar esa etapa de consolidación y crecimiento sin necesidad de tener que recurrir a los mercados. A principios de 2016, la aerolínea consideró la posibilidad de salir a Bolsa pero la mala situación de los mercados aconsejó parar la operación. Y frente a las últimas noticias publicadas, el consejero delegado de Volotea desvela que no hay planes de retomar la operación al menos a corto plazo.

“La salida natural para una compañía como Volotea que es una conjunción de emprendedores y fondos es cotizar en Bolsa. Y algún día lo hará, porque los inversores se marcan un horizonte para rentabilizar su inversión, pero esa salida no va a ser inmediata, ni este año ni el que viene. Según los expertos, el mercado ha desarrollado una aversión a las compañías de capitalización pequeña o mediana, por debajo de los 2.000 millones de euros. Y eso es lo que hace que dejemos reposando el proyecto de salir a Bolsa. Y dentro de unos años, cuando ganemos tamaño, será el momento de retomar la operación”, precisa Carlos Muñoz en una entrevista con EL PAÍS.

Los accionistas de Volotea son el fondo estadounidense CCMP (49%), el equipo fundador (26%) y los fondos españoles de capital riesgo Corpfin y Axis, que se reparten otro 24%.

El consejo decidirá esta semana si traslada su sede desde Barcelona

Volotea opera más de 44.000 vuelos desde nueve bases (Venecia, Nantes, Burdeos, Palermo, Estrasburgo, Asturias, Verona, Toulouse y Génova) y en 2018 abrirá 58 nuevas rutas para operar un total de 293, con vuelos a 78 ciudades europeas en 13 países y una nueva base en Marsella. “Volotea se financia por si sola con los propios recursos que genera. En apenas cinco años desde que comenzamos a operar hemos conseguido ser rentables y en 2017 volveremos a tener beneficio neto por tercer año consecutivo [en 2016, ganaron 2,3 millones]”, asegura Muñoz.

El que fuera también cofundador de Vueling, antes de su compra por IAG, define Volotea como la “low cost que te gusta y te trata bien”. “Hay dos escuelas de low cost. Nosotros pertenecemos a que le preocupa el cliente, que tenga una buena experiencia, desde que interacciona con la web hasta cuando está a bordo del avión, y no le fuerza a hacer cosas que no le gustan. Y hay una segunda escuela que representa el low cost duro, que piensa que el cliente nunca tiene razón. Pero incluso estas aerolíneas están cambiando su estrategia y han puesto en marcha planes para mejorar su imagen respecto a los pasajeros”.

Volotea financiará su fuerte expansión sin salir a Bolsa

La otra gran diferencia de Volotea es que “se centra en destinos de ciudades pequeñas y medianas, que están infraconectadas y a las que no se puede volar sin escalas”. “Si eres asturiano, por ejemplo, Ryanair te llevará a Londres e Iberia a Madrid. Nosotros te conectamos a 12 destinos diferentes. En España, el 50% de la población vive en esas ciudades costeras que no tienen buena conexión. Somos la compañía de las oportunidades de las ciudades medianas, con vuelos que no cubre nadie”, aclara el directivo.

Volotea sufre en carne propia el problema del secesionismo catalán porque la compañía tiene su sede fiscal en Barcelona, aunque apenas tiene operaciones en Cataluña. El consejo de administración se reunirá esta semana para estudiar un posible cambio de sede. “Es imperativo que la compañía esté dentro de la UE por los derechos de los vuelos”, asegura su fundador.

Ampliación de plantilla y flota

La aerolínea también prevé ampliar su plantilla y su flota. La plantilla de la aerolínea es de 875 este año, después de añadir 150 nuevos puestos de trabajo en 2017. Para 2018, creará otros 250 empleos, la mayor parte de ellos pilotos.

Carlos Muñoz: "Somos la low cost que te gusta y te trata bien"

En cuanto a la flota, prevé pasar de 28 a 32 aviones, y completar su traspaso al modelo Airbus 319, sustituyendo los Boeing 717. El Airbus A319 es el modelo elegido para el crecimiento futuro “porque permitirá incrementar la capacidad de pasajeros en un 20% hasta los 150 asientos, además de permitir operar rutas más largas, y hay más de 1.400 aviones de este tipo que están actualmente en servicio”, dice Muñoz.