Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uber presenta el recurso contra la pérdida de su licencia en Londres

La empresa de transporte afirma que seguirá en conversaciones con la autoridad de transporte de la ciudad y que quiere "hacer las cosas bien"

Una usuaria de Uber frente a un taxi de Londres.
Una usuaria de Uber frente a un taxi de Londres. AFP

Uber ha presentado hoy ante la autoridad del transporte de Londres su recurso de apelación contra la retirada de la licencia decidida por el organismo el pasado mes de septiembre. Transport for London (TfL) anunció el 22 de septiembre que no renovaría el permiso que permite operar a la empresa en la capital británica por no informar adecuadamente de la comisión de algunos delitos en sus coches y por el escaso control de la empresa sobre los antecedentes legales y de salud de los conductores. Con 40.000 conductores y 3,5 millones de usuarios, Londres es el principal mercado europeo de la aplicación.

Justo en el día en que expiraba el plazo para recurrir la decisión de TfL, Uber ha presentado su recurso en una corte de apelación. Se trata de un breve documento en el que Uber expresa su intención de apelar, pero que no incluye detalles sobre la línea de defensa que piensan seguir o las explicaciones que pretenden dar a la autoridad londinense para que den luz verde a la renovación de la licencia. Un portavoz judicial ha declarado a Reuters que es probable que se celebre una vista el próximo 11 de diciembre. En todo caso, el proceso se puede alargar durante meses.

Tras la decisión de TfL, la empresa en principio reaccionó airada, pero después afirmó que colaboraría con las autoridades para clarificar cualquier duda que pudiesen tener sobre su actividad. Este jueves, la empresa ha confirmado en una nota la presentación del recurso para que "los londinenses puedan seguir usando la aplicación" —según la ley, la empresa puede seguir operando mientras se resuelve el litigio— y ha afirmado que seguirán "manteniendo conversaciones constructivas con TfL". "Como nuestro dijo nuestro consejero delegado [Dara Krosrowshahi], estamos decididos a hacer las cosas bien", dice la nota ha dicho el representante de la empresa.

Khosrowshahi, de hecho, se reunió con el comisionado de TfL, Mike Brown, este mismo mes, un encuentro que fue calificado de "constructivo" por ambas partes.

El pasado 22 de septiembre, TfL decidió que Uber no era un operador "apto y correcto" para el servicio de alquiler de coches con conductor y decidió no renovar su licencia, que expiraba el último día de septiembre. Basó su decisión en una "falta de responsabilidad corporativa" en algunos asuntos que afectaban a la seguridad. En concreto, la entidad pública mencionó "su actitud a la hora de informar de delitos graves"; "su actitud en la forma de obtener certificados médicos" de los conductores; "su actitud sobre cómo obtiene los certificados del DBS [Servicio de Revelación y Prohibiciones, en sus siglas en inglés, un organismo que extiende certificados a los trabajadores a petición de los empleadores]", y "su actitud al explicar el uso de Greyball en Londres, un software que puede usarse para impedir a los organismos reguladores que tengan acceso completo a la aplicación y para impedir a funcionarios que lleven a cabo sus deberes reguladores y de cumplimiento de la ley".

Según se supo a raíz de la decisión de TfL, se han presentado numerosas denuncias de violación y agresiones sexuales contra sus conductores y uno de sus conductores usó su coche para un intento de ataque terrrorista contra el palacio de Buckingham, residencia oficial de la familia real británica.

Más información