Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE dice que la mayoría de bancos europeos gestiona bien el riesgo de los tipos de interés

Según el examen del supervisor, un hipotético aumento de los tipos de 200 puntos básicos elevaría el margen de intereses el 4,1% en 2017

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. EFE

Los tipos de interés en la Unión Europea llevan instalados en el mínimo histórico del 0% desde marzo de 2016. La banca ha tenido que adaptarse a un entorno de dinero barato pero también de rentabilidad baja e incluso de recargos si quiere guardar su dinero en la caja fuerte del Banco Central Europe, ya que la facilidad de depósito es del -0,4%. Los mercados esperan que la política monetaria comience a normalizarse y Mario Draghi anuncie más pronto que tarde una subida de tipos. Según el eurobanco, la mayoría de entidades europeas (supervisa 125 de forma directa) está gestionando bien el riesgo de los tipos de cambio, según un análisis que ha realizado del que no desvela los resultados por entidades de forma individual.

"Los tipos de interés más altos conducirían a mayores ingresos netos por intereses en los próximos tres años para la mayoría de los bancos directamente supervisados por el Banco Central Europeo (BCE), pero según los resultados de la prueba de estrés del BCE de 2017. Este ejercicio de revisión permite al supervisor reunir más información e información sobre el resultado de varios hipotéticos escenarios de cambios en las tasas de interés", señala el BCE en un comunicado.

Según las conclusiones, un hipotético aumento de los tipos de interés de 200 puntos básicos conduciría a un aumento del margen de intereses del 4,1% en 2017 y del 10,5% para 2019, mientras que el valor económico del patrimonio disminuiría en conjunto de 2,7%.

Si las tasas de interés se mantienen a su nivel final de 2016 y no hay crecimiento de crédito, el margen de intereses agregado caería un 7,5%. Estas proyecciones están fuertemente influenciadas por los supuestos que los bancos hacen sobre el comportamiento de sus clientes, dice en supervisor. "Por ejemplo, en un escenario de tipos crecientes, la rigurosidad de los depósitos minoristas constituye una suposición crucial para que se produzca el aumento de los ingresos netos por intereses".

Seis escenarios hipotéticos

El BCE realizó un análisis de sensibilidad al riesgo de tipo de interés en las cuentas de los bancos basado en los resultados de 2016. "El ejercicio fue diseñado para proporcionar a la supervisión bancaria del BCE información adicional sobre la sensibilidad a los tipos de interés de los ingresos por intereses netos y el valor económico del patrimonio de las posiciones de los bancos en la cartera bancaria", explica el supervisor europeo.

El BCE aplicó seis hipotéticos shocks (cambios bruscos) de tipos de interés para determinar cómo cambiaría el valor económico de las proyecciones de renta variable y de intereses netos en un entorno de tipos de interés en evolución. Los seis escenarios, subraya, no responden a proyecciones de escenarios que puedan darse, sino a escenarios hipotéticos.

El BCE también preguntó a los bancos sobre los modelos de comportamiento que utilizan para medir y gestionar su riesgo de tasa de interés y cómo evaluar los riesgos subyacentes. "Dado que el comportamiento de los clientes es clave para el riesgo de los tipos de interés de los bancos —especialmente para los depósitos— los bancos utilizan modelos de comportamiento para medir y gestionar mejor su riesgo de tasa de interés. A este respecto, el ejercicio mostró que la mayoría de los modelos de depósitos se basan únicamente en un período de tasas de interés decrecientes y, por lo tanto, pueden conllevar un alto riesgo del modelo". Los supervisores obtuvieron información fresca y sustancial sobre cómo las instituciones que supervisan gestionan estos riesgos y discutirán las conclusiones individualmente con los bancos durante el diálogo de supervisión.

La prueba de estrés también ilustra cómo los bancos usan derivados de tasas de interés para cubrir las exposiciones de riesgo y alcanzar un perfil objetivo de tasas de interés y cómo adoptan un "posicionamiento" muy diferente hacia los futuros movimientos de las tasas de interés. "Cuando sea pertinente, esto también será parte del diálogo de supervisión con los bancos individuales", dice el BCE.