Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los salarios perdieron de 2008 a 2015 un 8,6% de poder adquisitivo

La retribución de la hostelería cayó en 2015 un 5,7% pese a la mejora del turismo

Trabajadores de la hostelería en Sevilla.
Trabajadores de la hostelería en Sevilla. EL PAÍS

Los salarios perdieron entre 2008 y 2015 un 8,6% de poder adquisitivo una vez descontada la inflación, según se desprende de los datos del INE publicados este martes.

En ese periodo la retribución cayó una décima, a lo que además hay que restar lo que subieron los precios, un 8,5%. De ahí que el retroceso del poder de compra sea del 8,6%. Si se toma la inflación media de esos años, la pérdida de capacidad adquisitiva es un poco menor: un 7,6%, según sostiene un informe del gabinete económico de Comisiones Obreras. Cualquiera de estas caídas es menor que las que se registraron en lo peor de la crisis: de cerca del 10%.

El INE ha publicado este martes por segundo año consecutivo el Índice de Precios del Trabajo, una estadística que intenta reflejar la evolución de los salarios limpiándola de efectos estadísticos. Es decir, cuánto se paga por un trabajo exactamente igual a lo largo del tiempo.

De esta forma, se consiguen sustraer los efectos por cambios de composición: de una parte, se suprimen aquellas modificaciones en lo que ingresan los trabajadores porque han mudado de ocupación o condiciones. Por ejemplo, han pasado de la construcción a camarero y cobran menos. O están trabajando menos horas por tener contrato temporal o parcial. Todo ello hace que el salario medio efectivamente cobrado baje sin que necesariamente haya caído lo que se está retribuyendo la hora por esa tarea. De otra parte, la estadística suprime otro efecto de composición: como hay menos trabajadores pero estos ganan más que los que se despidieron, entonces en la estadística aparece una subida de salarios aunque en realidad sigan ganando lo mismo.

Una vez limpiado este ruido, el índice refleja que entre 2008 y 2015 los precios del trabajo retrocedieron una décima. Pese a la recesión, subieron un 1,5% en 2009 y un 0,5% en 2010. Cayeron luego en 2011 un 1,5%; en 2012 un 1,6%, y en 2013 un 0,3%. Y volvieron a subir en 2014 un 0,8% y en 2015 un 0,7%.

Si solo tomamos 2015, los trabajadores con menos de un año de antigüedad perdieron un 5,9%. Pese a la mejora del turismo, en la hostelería cayó un 5,7% tras varios años de alzas. Otros servicios, construcción o administrativos se dejaron en torno a un 1%. Aumentó en ramas del sector público como educación, sanidad o administración, quizás por la devolución de la paga extra. También repuntan en actividades profesionales, industria y energía. Por regiones, subieron más en País Vasco, Galicia y Navarra, mientras que bajaron mucho en Madrid: un 2,4%.

En general, se aprecia que extranjeros y jóvenes perdieron salario en 2015. Y la retribución de los directivos descendió un 4,9%. Curiosamente, el de los temporales subió, probablemente porque venían de sueldos bajos. Y en las empresas pequeñas se elevaron menos que en las grandes.