Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Harina de grillos y otras ‘aventuras’ que financiará el dueño de Mercadona

El programa de mecenazgo empresarial Lanzadera de Juan Roig impulsa 18 nuevos proyectos jóvenes

Gabriel Vicedo, de blanco, y Alberto Mas, creadores de Insectfit, en la sede de Lanzadera.

La fábrica de empresas de Juan Roig, Lanzadera, tiene desde este verano 18 nuevos proyectos a los que el dueño de Mercadona va a destinar 700.000 euros dentro del llamado Programa Garaje, que se ocupa de ayudar a ideas empresariales a dar sus primeros pasos. Los emprendedores desarrollan su labor en un complejo frente al mar, en Valencia, junto a las antiguas instalaciones de la Copa del América, que les cobija durante 11 meses para que salgan al mercado. En la nueva edición de este sistema de mecenazgo abundan las aplicaciones y plataformas on line, pero hay también negocios tan físicos como la producción de harina de grillos o la fabricación de muebles exclusivos. Así son los proyectos empresariales más destacados.

Insectfit, insectos en la dieta

Gabriel Vicedo decidió fundar su empresa leyendo en el periódico las ventajas de comer insectos. "La harina de grillo tienen más vitaminas, minerales y aminoácidos que la de cereales. Su porcentaje de proteínas es del 65%. Tiene 10 veces más vitamina B12 que el salmón. Tres veces más hierro que las espinacas. Y dos veces más calcio que la leche", afirma Vicedo, cuyos 23 años no desentonan en los despachos diáfanos de Lanzadera.

Los grillos y los gusanos de la harina, los insectos por los que ha comenzado la empresa, también presentan ventajas desde el punto de vista de la producción. "Comparada con la ganadería es más rentable. Requiere menos energía, agua, alimento y espacio, porque pueden criarse en vertical".

La materia prima —cuyo consumo ha sido defendido por el organismo de Naciones Unida para la alimentación, la FAO, como medida contra el hambre— también tiene puntos débiles. El principal es el rechazo que comer insectos genera en España, a diferencia de países como Tailandia, el mayor proveedor mundial. "Vender el insecto aquí es inviable. Nuestra idea es desarrollar inicialmente derivados orientados a deportistas, como las barritas energéticas. La gente de gimnasio es menos reacia a probar cosas, y las barritas saben al chocolate o a los frutos secos que se le añadan".

Insectfit también comercializará harina y pasta. En un principio externalizará la producción, pero a medio plazo prevé controlar todo el proceso desde la "granja". En diciembre empezarán a vender en los países europeos donde el producto está regulado, como Bélgica, Francia y Reino Unido. Y en España lo harán a partir de enero, cuando vender insectos como alimento para humanos empezará a ser legal.

Green Urban Data, una aplicación para los que caminan

El mejor camino entre dos puntos no siempre es el más rápido. Sobre todo si se trata de una ciudad y se va andando. Green Urban Data ha desarrollado una aplicación para el móvil, premiada por la fundación municipal de Valencia Las Naves, que informa al usuario de la ruta más idónea para llegar a pie a su destino utilizando el criterio que elija el peatón: mayor calidad ambiental, menor ruido, baja concentración de alérgenos o más sombra.

La empresa creada por Alejandro Carbonell, arquitecto, de 43 años, y dos socios procesa "información ambiental recogida en imágenes por satélite" para ofrecérsela a sus clientes, en un principio Ayuntamientos, con el objetivo de ayudarles a tomar decisiones. Green Urban Data proporciona, por ejemplo, información de calidad ambiental de una ciudad por barrios, basándose en la temperatura, la proporción y tipo de vegetación, el porcentaje de construcción, el grado de concentración de partículas contaminantes en el aire y el ruido.

Lean GP, como una moto

Imagen de un simulador de moto de Lean GP, promocionada en su web
Imagen de un simulador de moto de Lean GP, promocionada en su web

Cuando los "sistemas de entretenimiento doméstico" —esto es, PlayStation, Xbox y PC— acabaron con los recreativos, las típicas máquinas de coches fueron llevadas a casa de los usuarios de videojuegos en forma de accesorios, como el volante, los pedales y el asiento. Pero las máquinas de motos fueron olvidadas.

Salva Felip, de 31 años, graduado en Marketing y Publicidad y "loco de las motos" se embarcó en el proyecto de crear un simulador de motocicletas. Para ello, buscó y consiguió enrolar a Jesús de la Torre, el ingeniero que creó la mítica máquina de recreativos Manx TT, lanzada en 1995 por Sega. LeanGP, la empresa de Felip, ha creado un simulador plegable para sortear el problema del espacio. Gracias a los contactos de Lanzadera, una gran empresa multinacional ya se ha interesado por él.

Lowbus, colaboración entre autobuses

En España hay más de 3.000 empresas de autocares de servicios discrecionales, cuyas flotas superan los 42.000 vehículos. "Hacen trabajos como el de llevar a un grupo de personas al aeropuerto de Barajas, y la mayoría vuelven vacíos", explica Eduardo Torres, de 24 años, fundador de Lowbus. "Nuestra empresa es una plataforma de Internet que pone en contacto a las compañías para aprovechar los trayectos. En el ejemplo del aeropuerto, una segunda compañía pagaría a la primera para que transportase a sus clientes desde el aeropuerto y, de ese modo, podría no mover su autocar o dedicarlo a otro servicio".

En mercancías existen iniciativas como la de Torres, pero para autocares no —no en España, en Reino Unido Don't travel empty, dedicada a lo mismo, funciona desde 2011—. El negocio de Lowbus consiste en cobrar una comisión por cada subcontratación acordada entre las compañías. De momento ofrece su servicio de forma gratuita y en dos meses ha atraído a 80 empresas que poseen un millar de autocares.

Uno de los muebles de los emprendedores de Momocca
Uno de los muebles de los emprendedores de Momocca

Momocca, muebles singulares

Uno de los proyectos seleccionados por Lanzadera, Momocca, se dedica a fabricar muebles. Un terreno que puede parecer tierra quemada en la era de Ikea, pero que, en el caso de la empresa de Lourdes Coll, arquitecta, de 32 años, y Pablo Miranda, ingeniero industrial, de 34, genera esperanzas en la incubadora de Roig. "Diseñamos mobiliario para ayudar a los profesionales de la alta decoración a crear espacios singulares", afirma Coll. Momocca utiliza madera de alta densidad, chapados de madera natural, metales lacados y superficies ultracompactas de cuarzo, vidrio y material porcelánico.

Del 19 al 22 de septiembre presentarán en la Feria Hábitat Valencia su nueva colección, Adara.

Maminat, cosmética 'verde'

Productos de Maminat
Productos de Maminat

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, exprofesora de Secundaria y nieta de un fundador de Germaine de Capuccini que se desvinculó de la firma de productos de belleza antes de que despegara y se convirtiera en una multinacional, Natalia Olmo, de 31 años, creó su empresa después de sufrir acné cosmético. Una dolencia cutánea provocada por los compuestos químicos del maquillaje industrial. "Conocí la cosmética natural y empecé a estudiarla". Ahora produce cremas, geles de ducha, champús, desmaquillantes y otros productos hechos a mano a base de plantas silvestres y aceites esenciales.

Olmo empezó haciéndolos ella misma y ahora tiene empleadas que cocinan sus "recetas". Vende a través de Internet y su objetivo a corto plazo es llegar a las estanterías de tiendas de productos ecológicos.