Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos suspenden la huelga en Aena y dan oxígeno a Fomento

Los trabajadores aceptan la petición de Fomento por la comprensión del departamento ante sus demandas

El ministro de Fomento antes de la comparecencia en el Congreso.

El Ministerio de Fomento recibió ayer un balón de oxígeno. Los sindicatos del grupo Aena, CC OO, UGT y USO, suspendieron la huelga que iba a comenzar el 15 de septiembre en los aeropuertos de la red de Aena. Atendieron así a la petición de tiempo que le había hecho el Gobierno el día anterior, después de mostrarse receptivo a sus demandas. La decisión fue agradecida por el ministro Íñigo de la Serna en el Congreso, donde había ido a dar cuenta por el conflicto con los vigilantes de El Prat, que hoy vive un día marcado en rojo: el árbitro emite el laudo de obligado cumplimiento para las partes.

La amenaza de huelga durante 25 jornadas en los aeropuertos de Aena se aplaza. No comenzará el 15 de septiembre como estaba previsto. Los sindicatos más representativos en el grupo, compuesto por la cotizada Aena y la entidad pública Enaire, acordaron que no iban a presentar el aviso de movilizaciones en la Dirección General de Trabajo ya.

“Después de la reunión, la valoración que hemos hecho es favorable y, por eso, hemos aceptado darles más tiempo”, justificaba ayer Francisco Casado, de CC OO, hablando de la reunión que el día anterior, el martes por la tarde, habían mantenido con los responsables del Ministerio de Fomento, Julio Gómez-Pomar y Carmen Librero, y máximos responsables de Aena, José Manuel Vargas, y Enaire, Ángel Luis Arias.

“El secretario de Estado se ha comprometido y se ha puesto al frente de nuestras reivindicaciones. Es razonable que esperemos”, abundaba Raúl Gómez, de UGT, al final del encuentro que las tres organizaciones sindicales mantuvieron ayer para coordinar su respuesta.

Por su parte, Marta López, de USO, también subrayaba esa actitud del secretario de Estado Gómez-Pomar y afirmaba ayer que este ya había comenzado sus gestiones para trasladar las peticiones sindicales a Hacienda. Porque es este último departamento el que tiene que dar el visto bueno en todo o en parte a las principales demandas de los trabajadores: recuperación del poder adquisitivo perdido desde 2010 (en torno al 8%, según los cálculos sindicales) y aumento de plantilla en las dos empresas.

La decisión supone de facto que no habrá movilizaciones el 15 y el 17 de septiembre, los dos primeros días previstos de paros. Las tres organizaciones habían comenzado los trámites preceptivos para la convocatoria el pasado 17 de agosto: comunicaron a la comisión mixta entre empresas y trabajadores que contempla su convenio colectivo su decisión de llamar a la huelga durante 25 jornadas a la plantilla de Aena y Enaire desde el próximo 15 de septiembre. Faltaba todavía informar al Ministerio de Empleo, un paso que debe darse, al menos, diez días antes de la movilización. Y la siguiente reunión no llegará hasta el jueves de la semana que viene, es decir, el 7 de septiembre.

El movimiento fue aplaudido por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que agradeció a los sindicatos el gesto. En los pasillos del Congreso, subrayó que esto permitiría al Gobierno “avanzar en el proceso de negociación desde la tranquilidad”.

Sobre las demandas concretas de los sindicatos, que también están apoyadas por Aena y Enaire, De la Serna afirmó que la propuesta de un incremento de la plantilla que vaya más allá de la tasa de reposición “todavía requiere un cierto debate”. No obstante, incidió en un mensaje que su departamento ha lanzado ya estos días: la decisión que se tome será la del Gobierno, porque el Ministerio de Fomento y Hacienda “son la misma cosa”, aunque es este último quien tiene la última palabra.

Hoy se conoce el laudo

El ministro habló antes de entrar a comparecer ante la Comisión de Fomento, donde explicaba su gestión del conflicto laboral en El Prat. Allí defendió la gestión del presidente del gestor aeroportuario, José Manuel Vargas, y rechazó las peticiones de destitución de varios grupos de la oposición. “No tendría sentido que yo pidiera la dimisión de la consellera de Trabajo, por no haber tenido éxito en su mediación”, señaló. Según el razonamiento de Fomento, el conflicto no ha visto una posible solución hasta que se ha impuesto un arbitraje, porque una de las partes (los trabajadores) no tenía intención alguna de llegar a un acuerdo.

Aprovechó también su comparecencia para advertir que si finalmente los vigilantes de El Prat mantienen la huelga tras el laudo que se conocerá hoy, esta vez motivadas por el despido de dos trabajadores por las movilizaciones anteriores, tomará medidas. A saber: la Guardia Civil volverá al control en los accesos a los embarques del aeropuerto. Porque con la ley en la mano, no se puede convocar movilizaciones contra un laudo arbitral. Sin embargo, sí que se puede hacer huelga contra otro motivo.

Junto a los ataques a Vargas, varios grupos de la oposición (PdeCAT, PSOE, ERC y Unidos Podemos) también achacaron el conflicto a la gestión centralizada de los aeropuertos en España. Extremo que también chocó con la negativa del ministro.

Más información