Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La aerolínea alemana Air Berlin se declara insolvente

La compañía negocia con Lufthansa la venta de parte de su negocio

Air Berlin
Un avión de la aerolínea Air Berlin en un aeropuerto de Alemania. EFE

La compañía aérea alemana Air Berlin se ha declarado insolvente este martes ante los tribunales alemanes. Así lo ha confirmado la empresa, que ha recibido un crédito de 150 millones del Gobierno para mantener sus operaciones mientras negocia con su competidora Lufthansa la venta de parte de su negocio. Air Berlin ha presentado el procedimiento de insolvencia después de que su principal accionista, Etihad Airways, dijese que "no proporcionaría más apoyo financiero".

La compañía recibía desde hace años inyecciones financieras de Etihad para mantenerse a flote. Sin embargo, esta semana la compañía árabe ya ha asegurado que no va a facilitar el crédito acordado. Por ello, la segunda mayor aerolínea alemana se ha declarado insolvente y recibirá un crédito del Gobierno Federal para garantizar sus operaciones.

Durante el proceso de insolvencia, la dirección de Air Berlin seguirá al frente y continuará funcionando con normalidad. Así, los billetes comprados son válidos, se llevarán a cabo los vuelos previstos y se pueden reservar nuevos vuelos. Pese a ello, la cotización en bolsa de las acciones de Air Berlin se han desplomado hasta un 48%. Esto ha provocado la interrupción de su cotización durante la sesión de este martes.

Por su parte, los ministerios de Economía y de Transportes de Alemania confirmaron que Air Berlin recibirá un crédito con garantía federal de 150 millones de euros a través de KfW para mantener sus operaciones. Esta decisión se debe a que la normativa de insolvencias habría obligado a la aerolínea a dejar de volar, algo que el Gobierno ha querido evitar. "Estamos en un momento en el que decenas de miles de viajeros se encuentran en diferentes lugares de descanso internacionales. El retorno de estos viajeros a Alemania con Air Berlin no habría sido posible de otra manera", señalaron los ministerios en un comunicado conjunto.

Por su parte, Lufthansa ha indicado su disposición a colaborar con las autoridades alemanas en la reestructuración de Air Berlin y ha señalado que mantiene negociaciones con la aerolínea de cara a la adquisición de "partes de Air Berlin". Además, Lufthansa ofrece la posibilidad de contratar personal de Air Berlin y prevé que los contactos lleguen pronto a un acuerdo positivo.

Air Berlin ha registrado pérdidas de 1.200 millones de euros en los últimos dos años, y confiaba en las inyecciones de efectivo de Etihad para su supervivencia. "El consejo de administración ha determinado que ya no tiene un pronóstico de continuación positivo", ha reconocido la aerolínea. Solo en 2016 tuvo una pérdida récord de 782 millones de euros, un 75% más que en 2015, por los costes de reestructuración y depreciaciones.

Para evitar la caída, la aerolínea alemana se embarcó en un plan de reestructuración masivo en septiembre de 2016 que incluía el alquiler de 38 aviones con tripulación a Lufthansa y recortar 1.200 puestos de trabajo, o uno de cada siete de su fuerza laboral. Hubo asimismo una reducción de la flota de aviones, con 75 aeronaves menos. Además, en medio de la reestructuración, Air Berlin se vio afectada por una serie de cancelaciones de vuelos y retrasos, lo que provocó una avalancha de quejas de pasajeros.

La compañía alemana quería concentrarse en su oferta de vuelos en Alemania, Italia, los países nórdicos y Europa del Este. Además, tenía la intención de crear un nuevo grupo aéreo junto con TUIfly, la aerolínea a destinos vacacionales del grupo turístico TUI, pero los planes no salieron adelante.

Más información