Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santander y BBVA superan la prueba de resistencia de la Reserva Federal

Los dos bancos españoles están excluidos este año de la parte más dura de la prueba sobre los planes de reparto de capital

Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal
Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal REUTERS

La Reserva Federal certificó que las filiales estadounidenses de los grupos financieros Santander y BBVA cuentan con el colchón de liquidez para soportar las pérdidas en un escenario de crisis severa. Esta vez los dos bancos españoles están excluidos de la parte más dura sobre los planes de retorno de capital, que el Santander suspendió tres veces, tras cambiar el criterio de elegibilidad.

Las pruebas de resistencia de la Fed fueron aprobadas por todas las entidades sometidas al riguroso examen del principal supervisor de los grandes bancos que operan en el país. El propósito es determinar si están en condiciones de soportar situaciones financieras adversas, como una tasa de paro del 10% o una contracción de la actividad económica en Europa.

Este año se analizó la estructura del balance de 34 entidades. El ratio (Tier 1) para el Santander USA es del 12,4% y del 7,7% para el BBVA Compass. Para superar el test bastaba con un nivel del 4,5%. La media es del 9,2%, La segunda parte de la prueba, la que debe determinar qué bancos pueden ejecutar los planes de recompra de acciones y dividendos, se aplica solo a 13 entidades.

El resultado de las pruebas de estrés se conocen en un momento delicado para la Reserva Federal. El presidente Donald Trump quiere eliminar algunas de las restricciones impuestas tras la crisis a la banca, para agilizar la concesión de crédito. El Tesoro de EE UU acaba de hacer propuestas en este sentido, que incluyen limitar el número de bancos que se someten al examen.

La Cámara de Representantes adoptó hace unas semanas una propuesta legislativa, que debe ser aprobada por el Senado, para empezar a desmantelar la Dodd-Frank Act. Coinciden con la Casa Blanca en que si se rebaja la regulación se agilizarán los préstamos a las empresas. Pero los datos de la Fed revelan que no es un problema de oferta sino de demanda.