Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno destina diez millones a incentivar el coche eléctrico

El Ejecutivo prevé un nuevo paquete de 50 millones de promoción de los vehículos de energías alternativas para finales de año

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un real decreto para fomentar los vehículos de energías alternativas (los que no usan gasolina o diésel). El plan contempla incentivos de 14,26 millones, de los que 10,1 se destinan a coches eléctricos. El Gobierno estima que de este paquete se incentivará la compra de 1.800 turismos y furgonetas eléctricos y 230 motos eléctricas. El Ejecutivo prevé sacar un nuevo paquete de ayudas a la movilidad alternativa de 50 millones antes de que acabe el año, cuando ya estén aprobados definitivamente los Presupuestos Generales del Estado de este 2017, donde se contempla esa partida. 

El ministro Álvaro Nadal tras el Consejo de Ministros.
El ministro Álvaro Nadal tras el Consejo de Ministros.

España, cuando se compara con algunos vecinos europeos, es un alumno rezagado en la implantación de los coches eléctricos. En 2015, por ejemplo, apenas supusieron el 0,2% de las matriculaciones, según un estudio de Monitor Deloitte. España está muy alejada de países como Noruega (23%) o Países Bajos (10%). Según el mismo informe, España dedicó entre 30 y 40 millones a incentivos entre 2009 y 2015, "lo que equivale en términos relativos a una dotación 100 veces inferior a la acumulada en Noruega".

El paquete del Gobierno aprobado este miércoles —dentro del plan Movea— contempla ayudas para los vehículos eléctricos, híbridos enchufables o de autonomía extendida de entre 1.100 y 15.000 euros por unidad, dependiendo del tamaño. También se incentivará la adquisición de vehículos que se impulsen con gas natural e hidrógeno. El Ejecutivo espera que el real decreto ayude a la compra de 240 turismos o furgonetas y 100 camiones de gas natural. Y de 1.300 turismos o furgonetas de gas licuado de petróleo.

"Los puntos de venta que deseen adherirse al Movea tendrán que aplicar un descuento adicional mínimo de 1.000 euros para todos los vehículos, excepto cuadriciclos (150 euros) y motos (sin descuento)", ha indicado el Gobierno. "En el caso de que el vehículo sea eléctrico, el punto de venta deberá comprometerse a facilitar la instalación de un punto de carga", ha añadido.

Las ayudas estarán en vigor desde que se publique el real decreto en el BOE hasta el 15 de octubre. Pero en el sector creen que los incentivos se terminarán mucho antes —las ayudas no se dan en función de la demanda, sino que se establece un importe fijo hasta que se agote—.

"La demanda estaba retenida ahora", explica un portavoz de la patronal de fabricantes de automóviles Anfac. Esta asociación ha aplaudido los incentivos aprobados. Aunque ha recordado que las ventas de este tipo de vehículos se concentran en los últimos años "solo en los periodos" en los que están vigentes los incentivos. Por eso solicitan "una continuidad en los planes de incentivos a la movilidad con vehículos de energías alternativas".

Fiscalidad

Algunos especialistas, sin embargo, creen que los incentivos no son el mejor instrumento para ayudar a la implantación del coche eléctrico. Alberto Amores, responsable de ese informe de Monitor Deloitte, apuesta por la "incentivación fiscal". Por ejemplo, con la reducción del IVA y de los impuestos de circulación. Esto permitiría no depender de paquetes de ayudas que se suelen agotar rápidamente.

La Agencia Internacional de la Energía, en su reciente informe sobre movilidad eléctrica, resaltaba las grandes exenciones fiscales que estos vehículos tienen en Noruega, que alcanzan casi los 10.400 euros por unidad. Anfac ha solicitado a la Unión Europea que en la nueva directiva sobre el IVA que se está negociando se incluya una exención para los coches eléctricos.

Gama alta

El real decreto incluye un techo para que no puedan acceder a los nuevos incentivos los vehículos de gama más alta. "Para turismos, el precio máximo sin IVA es de 25.000 euros para turismos de gas licuado de petróleo y gas natural comprimido, y de 32.000 euros para eléctricos", ha informado el Gobierno. "Para las motos eléctricas el máximo es 8.000 euros".

La implantación de puntos de recarga también se intenta incentivas con este nuevo plan. Por un lado, los puntos para coches eléctricos en zonas públicas podrán recibir ayudas de hasta el 40% del coste, con un tope de 1.000 euros para punto de recarga convencional, de 2.000 para uno de semirrápida y 15.000 para los de recarga rápida.

El Consejo de Ministros también ha aprobado este viernes la convocatoria para la nueva subasta de renovables de 3.000 megavatios —para la que aún no hay fecha— y un paquete de ayudas de 336 millones —procedentes de los fondos Feder— para iniciativas de eficiencia energética en las entidades locales de menos de 20.000 habitantes.