Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

El ICO potencia su ofensiva hacia el exterior

El nuevo presidente de la institución oficial encuentra en la internacionalización de la empresa la palanca para potenciar su mandato

El presidente Ejecutivo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Nick Rischbieth (izquierda), y el presidente del Instituto de Crédito Oficial de España (ICO), Pablo Zalba.
El presidente Ejecutivo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Nick Rischbieth (izquierda), y el presidente del Instituto de Crédito Oficial de España (ICO), Pablo Zalba.

Pablo Zalba ha tomado con mucho ímpetu la presidencia del Instituto de Crédito Oficial (ICO). En los algo más de cuatro meses que lleva en el cargo, el exdiputado europeo por el PP no ha dejado de moverse y de buscar hueco en el proceloso mundo informativo, algo que en la casa ha tenido vaivenes dependiendo del inquilino de turno. Este navarro de 42 años se ha propuesto ponerse en primera línea mediática y la mejor arma, al margen de no desdeñar ninguna intervención pública que le requieran, la ha encontrado en potenciar la internacionalización de la empresa española, sobre todo en el apoyo a las pymes y micropymes, sus principales clientes .

Seguramente sea un acierto hasta ahora poco explotado, porque la internacionalización ya se había configurado como una de las líneas estratégicas en los últimos años de la institución oficial, tanto en las líneas de mediación como de financiación directa, tanto en inversiones como en exportación.

No hay más que ver las cifras de los últimos años para reflejarlo: la actividad crediticia del ICO para respaldar la internacionalización ha pasado de representar el 2% en 2012 al 33,8% a finales de 2016. Es decir, demuestra un esfuerzo resaltable; pero también que en etapas anteriores se habían fijado otras prioridades. Y Zalba, sin duda sensibilizado por sus años de parlamentario europeo (2009-2016) y por su paso anterior por multinacionales como Arcelor Mittal, la ha remarcado como prioridad.

Su objetivo se centra en explotar el Plan Juncker y volcarse en Latinoamérica

Hacia América Latina

Su objetivo se centra en, sin descuidar la Unión Europea, que supone el 50% de la actividad exterior y abre muchas más posibilidades con el plan Juncker, volcarse en Latinoamérica, la salida preferida por las pymes españolas. Y, en menor medida, abrir nuevas vías en las otras áreas del mundo. A finales del año pasado el ICO puso en marcha una nueva línea de negocio dirigida a empresas españolas que exportan o tienen inversiones en Latinoamérica. Se trata del Canal Banca Internacional, que permite conceder préstamos en moneda local tanto para inversión como para liquidez a empresas con interés español. El citado canal sigue un esquema similar a la mediación tradicional del ICO: otorga a los bancos multilaterales fondos destinados a empresas con interés español en la región y estos canalizan los recursos a través de entidades financieras colaboradoras.

Esta frenética actividad le llevó a principios de este mes a Panamá y Honduras, donde firmó un préstamo de 25 millones de dólares con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para proyectos comerciales en los países de Centroamérica. Este se suma al suscrito el año pasado con la Corporación Andina de Fomento (CAF), banco de desarrollo de América Latina, por valor de 300 millones de dólares para financiar proyectos a través de líneas de mediación. Zalba ambiciona también un plan similar en África, que se enfrenta a un tan necesario como complicado desarrollo económico mientras en Europa se percibe como un problema migratorio, un binomio de difícil digestión.

Zalba ambiciona un plan de expansión en África de desarrollo tan necesario como complicado

En resumen, el ICO trata de focalizar su actividad en áreas estratégicas donde su intervención tenga una mayor aportación de valor, y esto incluye no sólo la internacionalización de la empresa española, sino otras tareas como el crecimiento de la financiación a largo plazo (con largos plazos de amortización) o promocionando el sector del capital privado en España.

Por ello, también busca diversificar las fuentes de financiación para “poder seguir jugando un papel clave”, según subrayó el propio Zalba en una intervención esta misma semana. En ese sentido, piensa en emitir bonos en China para captar financiación para destinarla a las pymes españolas. Para Zalba parece clave también respaldar la marca España. Habrá que ver si esos impulsos rejuvenecedores no chocan con obstáculos políticos.

Habrá que ver si esos impulsos rejuvenecedores no chocan con obstáculos políticos.

En los últimos cinco años, el organismo ha concedido 61.485 millones de euros a 898.100 empresas a través de sus líneas de financiación y ha facilitado 11.885 millones a 144.450 empresas para la salida al exterior. En 2016, concedió 4.681 millones para financiar más de 81.000 operaciones. Esta cifra se incrementa hasta los 4.953 millones con el préstamo a la CAF. Las líneas del ICO representan un 67% los préstamos destinados a microempresas con menos de 10 trabajadores. Con las de hasta 50 empleados, se eleva hasta el 91%. La mayoría se ha destinado a microcréditos, ya que un 54% tuvo un importe inferior a 25.000 euros.

 

No más banca pública, según Zalba

M. Á. N.

Pablo Zalba (en la foto con el presidente del BCIE, Niack Rischbieth, en la firma del préstamo de 25 millones) no se sale de la línea oficial. Por si alguien tenía dudas, a su juicio, España no necesita una banca pública “adicional” como propone Podemos. Para él, el ICO es suficiente como “complementaria y no competitiva” con la privada, ya que, en su opinión, no debería competir “jamás” con la comercial. Para Zalba lo importante es que las pymes tengan acceso al crédito y, en ese sentido, tener un papel relevante en un marco de regulación financiera.