Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fondo noruego gana 50.425 millones de euros gracias a Wall Street

La firma escandinava ha reducido un 22,8% su exposición a la deuda soberana de España

El consejero delegado del fondo soberano noruego, Yngve Slyngstad.
El consejero delegado del fondo soberano noruego, Yngve Slyngstad.

El Fondo Global de Pensiones del Gobierno de Noruega, el mayor fondo soberano con un capital de 7,51 billones de coronas noruegas (846.916 millones de euros), logró una rentabilidad del 6,92%, equivalente a 447.000 millones de coronas (50.425 millones de euros) en 2016. Esta cifra supone una mejoría del 33,8% sobre el ejercicio anterior, gracias en gran medida, a la fuerte exposición que tiene a Wall Street. La Bolsa neoyorquina ha subido con fuerza desde la victoria de Donald Trump.

Al finalizar 2016, un 36% de las inversiones del fondo correspondían a Europa, frente al 38,1% del año anterior, mientras el 42,3% se encontraban en Norteamérica desde el 40% de 2015, y el 17,9% en Asia y Oceanía, frente al 18,1% del año precedente.

Por otro lado, el fondo escandinavo ha reducido un 22,8% su exposición a la deuda soberana de España. En total, tenía invertido 3.940 millones de euros en la deuda soberana de España, que es el noveno emisor soberano en cartera de la institución.

La inversión en renta variable, que representaba el 62,5% de la cartera del fondo noruego al cierre del ejercicio, reportó una rentabilidad del 8,7% en 2016, mientras que las posiciones en renta fija, el 34,3% del total, permitieron ganar un 4,3%. Por su parte, las inversiones inmobiliarias del fondo, que suponen un 3,2% del total, ofrecieron una rentabilidad del 0,8%.

Rentabilidad del 5%

El fondo noruego, que invierte en el exterior los ingresos procedentes del gas y el petróleo, atravesó un momento delicado en 2015 y 2016 con la caída del precio del petróleo. Ha logrado una rentabilidad media del 5,2% en los últimos diez años, mientras que desde su fundación en 1998 esta se sitúa en el 5,7%.

Yngve Slyngstad, consejero delegado de la gestora del fondo, NBIM, destacó la subida de la rentabilidad en un entorno de caída de los tipos de interés en todo el mundo durante la primera mitad del año y por la fortaleza del mercado de renta variable en la segunda parte del año. Durante el pasado ejercicio, EE. UU. se mantuvo como el primer emisor soberano por el volumen de deuda en cartera del fondo noruego, con un total de 579.357 millones de coronas (65.368 millones de euros), un 8,7% más, por delante de Japón, con 161.544 millones de coronas (18.228 millones de euros), un 20,7% menos, y de Alemania, con 137.231 millones de coronas (15.484 millones de euros), un 15,8% menos.

Por otro lado, la entidad destacó que en 2016 invirtió en 8.985 empresas, frente a las 9.050 de 2015, con participaciones superiores al 2% en 1.158 compañías y por encima del 5% en un total de 28 empresas. Entre estas compañías, la mayor participación del fondo noruego correspondió a la suiza Nestlé, con un paquete accionarial valorado en 50.985 millones de coronas (5.752 millones de euros), seguida de la anglo holandesa Shell, con 46.153 millones de coronas (5.207 millones de euros), y la estadounidense Apple, con 44.965 millones de coronas (5.073 millones de euros).

 El Gobierno noruego quiere ampliar al 70% desde el actual 60% el límite máximo de la exposición a inversiones en renta variable que puede asumir el Fondo Global de Pensiones, según la propuesta que presentará el Ejecutivo el próximo 31 de marzo ante el Parlamento del país. La estrategia de inversión del fondo noruego se mantenía sin cambios en lo que respecta a la proporción de recursos que puede invertir en acciones, bonos y activos inmobiliarios desde 2007, cuando se elevó la exposición a renta variable desde el 40% al 60% actual. En 2016, la entidad despidió el ejercicio con un 62,5% de su capital invertido en acciones.