Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Previsiones en tiempos de ‘posverdad’

El comercio mundial parece estar recuperándose, tras mostrar un tono débil a inicios de año

Nunca ha estado claro por qué a los economistas se nos pide adivinar el futuro, mientras que a otros practicantes de las ciencias sociales sólo se les pide interpretar el presente o el pasado. Sólo los politólogos intentan predecir el resultado de elecciones y referendos, y con escaso éxito en tiempos de campañas a base de tuits y posverdad. Valga la introducción para justificar que las predicciones económicas a nivel global para 2017 son difíciles de calibrar, dada la incertidumbre sobre el rumbo que tomará la política económica de la nueva Administración estadounidense.

Los indicadores de confianza económica han mejorado en las principales regiones en el último trimestre de 2016, sobre todo los del sector industrial; el comercio mundial parece estar recuperándose, tras mostrar un tono débil a inicios de año; y el consumo continúa fuerte. El indicador de actividad global elaborado por BBVA Research apunta a un crecimiento en una tasa anualizada del 3,5% en el cuarto trimestre, cuando hace poco no llegaba al 3%.

Los mercados financieros han resistido bien las sorpresas de los referendos recientes en Reino Unido e Italia, o de las elecciones estadounidenses, en parte dopados por los bancos centrales. La lectura que muchos han hecho del resultado electoral en EE UU es que van a primar los efectos del impulso fiscal anunciado sobre los riesgos de proteccionismo exacerbado o de restricciones a la inmigración, por lo que la economía estadounidense se podría acelerar en 2017 y 2018. Pero los riesgos de que no sea así son elevados, ya que un paquete fiscal que estuviera mal diseñado, acompañado de aumento de aranceles, y aplicado a una economía cercana al pleno empleo podría resultar en incrementos de inflación más que de actividad, lo que pondría a la Fed a subir los tipos más rápido de lo previsto, con el consiguiente impacto global. Por ello, es importante ver cómo se materializan los planes del presidente Trump y cómo pueden afectar al crecimiento de EE UU para 2017, que prevemos que sea un 2,2%.

En Europa la incertidumbre económica es menor, ya que la eurozona lleva creciendo de manera estable varios trimestres e incluso parece haberse acelerado también a finales de 2016, por lo que va a seguir creciendo en torno al 1,5% o más, algo por encima de su potencial. Las dudas en Europa se centran en el calendario político, que impedirá tomar medidas económicas de calado durante la mayor parte del año; en los riesgos ya conocidos en algunas economías periféricas o en la posibilidad de que las negociaciones del Brexit terminen afectando a la economía británica, que de momento está creciendo a tasas más altas de lo esperado. Todo queda abierto para 2017, aunque esperemos que se aclare más el panorama en las próximas semanas.

Miguel Jiménez González-Anleo es analista de BBVA Research.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS