Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal, dispuesta a subir hasta el 2% los sueldos este año

La ausencia de un incremento mínimo en la oferta dificulta el pacto con los sindicatos

El presidente de CEOE, Juan Rosell, en un acto celebrado el pasado lunes
El presidente de CEOE, Juan Rosell, en un acto celebrado el pasado lunes EFE

Ya ha llegado la propuesta salarial de la patronal CEOE a los sindicatos para 2017. Ofrece una subida de hasta el 2%, aunque en dos tramos: el primero marca un incremento base de hasta, -la preposición importa- el 1,5% y el segundo de hasta, otra vez hasta, un 0,5% en función de la productividad y la reducción del absentismo laboral. La proposición ha sido aprobada por la junta directiva de la patronal este miércoles.

La negociación entre sindicatos y empresarios para 2017 va a estar muy marcada por una preposición, hasta, y por la existencia o no de un suelo mínimo. El acuerdo que expiró en 2016 contemplaba una recomendación con un incremento máximo –o hasta- del 1,5%. No había una subida mínima. Esto ha llevado a que el año pasado el aumento medio pactado en convenio no llegara a ese tope sino que quedara en el 1,06%.

Los sindicatos han tomado nota de esto y para 2017 reclaman que haya un incremento mínimo. Su propuesta, con la que pretenden que los sueldos recuperen parte del poder adquisitivo perdido durante la crisis, es que la recomendación del acuerdo estatal de negociación colectiva se sitúe entre el 1,8% y el 3%. Pretenden evitar así que haya convenios en los que una subida del 0% sea una posibilidad.

Pero la patronal no está por la labor, con lo que las opciones de que se llegue a un acuerdo se alejan. “CEOE quiere poner de relieve, una vez más, que no todas las empresas han salido de la crisis. Según los últimos datos de la Agencia Tributaria sólo el 42% de las empresas están en beneficios”, argumenta para sustentar su posición.

Partiendo de esto, lanza su oferta de que los sueldos suban hasta un máximo del 1,5% en un tramo básico. Hay otro tramo, del 0,5%, que vuelve a ser un máximo y que estaría sujeto a la productividad y a “una reducción significativa del absentismo laboral a negociar por las partes”.