Philip Morris sube el Marlboro y el Chesterfield tras el alza del Fortuna blando

El aumento de los impuestos de principios de mes ha desatado una guerra de precios de las principales tabaqueras

Fábrica de cigarrillos de Philip Morris en Suiza.
Fábrica de cigarrillos de Philip Morris en Suiza.

La subida de los impuestos del tabaco decretada por el Gobierno el pasado 2 de diciembre desató un vaivén de precios entre las principales marcas. Estos ajustes pueden haber llegado hoy a su fin tras la decisión de Philip Morris de volver a subir el precio de Marlboro y Chesterfield. Se trata de una respuesta al último movimiento de Altadis, que ayer incrementó el precio de la cajetilla blanda de Fortuna. Con estos últimos movimientos, todos los formatos de estas dos tabaqueras han repercutido finalmente la subida de impuestos decidida por el Gobierno.

Más información
Altadis sube también 10 céntimos las cajetillas de tabaco de Fortuna blandas
Altadis sube 10 céntimos el precio de los cigarrillos Fortuna, Nobel y Ducados
Las cajetillas de tabaco de Marlboro, L&M y Chesterfield suben de precio
Rajoy sube los impuestos para recaudar 4.800 millones en 2017

La primera en reaccionar al aumento impositivo fue la tabaquera japonesa Japan Tobacco International (JTI), propietaria de Camel y Winston, que encareció sus marcas 20 céntimos apenas una semana después de la decisión del Gobierno. Una vez convalidada ésta en el Congreso, el día 16, fue Philip Morris la que aumentó en 10 céntimos los precios de Marlboro, Chesterfield y L&M. La española Altadis, propiedad de Imperial Tobacco, fue la última en tomar la decisión. Subió 10 céntimos los precios de sus principales marcas (Ducados, Fortuna y Nobel), pero dejó fuera de la subida la cajetilla blanda de Fortuna. Y esto enfadó a su rival, cuya cajetilla más barata se quedaba 10 céntimos por encima del Fortuna blando.

Era un intento de revitalizar un formato que había ido perdiendo cuota de mercado ante otras marcas que antes competían en segmentos más altos de precio (como Marlboro) pero cuyos precios se habían ido acercando con los movimientos de los últimos años. Sin embargo, Philip Morris reaccionó de inmediato a la jugada de Altadis y anuló la subida que había decidido unos días antes, devolviendo el precio de sus marcas punteras (Chesterfield y Marlboro) a la situación previa.

Ante ese contraataque, Altadis cedió este miércoles y subió también 10 céntimos la cajetilla blanda de Fortuna (de 4,45 a 4,55 euros). Este último movimiento ha encontrado respuesta apenas un día después, cuando Philip Morris ha vuelto a subir el precio de sus marcas, como ya había hecho el 16.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS