Guindos cree que los mercados ya descontaban la derrota de Renzi

El ministro de Economía no ve una lectura del resultado en clave europea: "es una cuestión interna"

Guindos saluda al ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, a su llegada al Eurogrupo.
Guindos saluda al ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, a su llegada al Eurogrupo.EMMANUEL DUNAND (AFP)

Luis de Guindos no espera el acoso de los mercados a Italia tras la derrota de Renzi en el referéndum constitucional celebrado este domingo. "El impacto en el mercado ha sido muy reducido. Hay volatilidad, pero su impacto en la renta fija y variable en Europa e Italia ha sido moderado. Los mercados ya descontaban el resultado", ha señalado el ministro español de Economía a su llegada a Bruselas, donde hoy se reúne con sus homólogos europeos. Tras las caídas iniciales en la apertura de la sesión, las Bolsas europeas cotizan en verde y solo el parqué italiano paga —sin dramatismos— los platos rotos de la incertidumbre política desatada por la dimisión del primer ministro, Matteo Renzi. El euro, que había reaccionado con fuertes descensos en los primeros compases, también se ha dado la vuelta.

Más información
El Gobierno dibuja unas previsiones económicas muy optimistas
Guindos confía en que la inercia eleve el crecimiento más de lo que calcula Bruselas

El ministro español no ha interpretado el resultado italiano como un capítulo más de la marcha triunfal del populismo frente al establishment, ni espera que la decisión salida de las urnas desate una gran tormenta a escala europea, donde Italia es un foco de preocupación por su abultada deuda, las dudas sobre la salud de su sector bancario, el estancamiento de su economía y sus anunciadas dificultades para cumplir con los objetivos de déficit que marca Bruselas. Su lectura se queda en lo doméstico: "Ha sido un referéndum sobre una cuestión interna italiana, la reforma constitucional. Los candidatos van con planteamientos europeos, pero creo que en ambos casos ha influido más lo interno", ha declarado refiriéndose también a la victoria ecologista en las elecciones austriacas.

Guindos expondrá en el Eurogrupo de este lunes el plan presupuestario que el Gobierno remitirá a Bruselas en los próximos días, que incluye el compromiso de España de hacer un ajuste estructural de medio punto y dejar el déficit en el 3,1% en 2017. "El mensaje que voy a pasar es que el cuarto trimestre es bueno, entramos con una inercia fuerte en el año 2017", ha explicado el ministro. Las previsiones de crecimiento del Ejecutivo español son más optimistas que las de Bruselas, que vaticina un crecimiento para el próximo año del 2,3%, dos décimas inferior al estimado por Madrid. El ministro ha afirmado que espera una aceleración en la creación de empleo en el cuatro trimestre, una predicción que tiene su base en las proyecciones elaboradas por su equipo a partir del dato de afiliaciones de octubre y noviembre.

La economía española se ha beneficiado en los últimos tiempos de una triple conjunción astral, con un entorno de bajos tipos de interés impulsado por el BCE que abarata las hipotecas, un euro débil que apoya las exportaciones y un petróleo barato que ha supuesto un ingente ahorro para una economía tan dependiente en materia energética como la española. Con la decisión de los países productores de petróleo de reducir la producción y la inflación repuntando en Europa, algunos de esos trampolines son ahora resbaladizos, pero Guindos ve fortalezas mucho más allá de los elementos coyunturales. "El comportamiento diferencial de la economía española más allá de los vientos de cola no se valora lo suficiente", estima.

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro abordarán este lunes en Bruselas la situación de Grecia con Alemania y el FMI enfrentados en torno a las recetas a aplicar. Para Guindos, más allá de la profundidad de una eventual reestructuración de la abultada deuda que soporta Atenas, la clave es la recuperación de la economía helena, que espera crecer en torno al 3% durante los dos próximos años. "Lo principal es que Grecia vuelve a crecer. Si no, no tengan dudas de que los objetivos fiscales serán insostenibles y la deuda será insostenible".

Sobre la firma

Álvaro Sánchez

Redactor de Economía. Ha sido corresponsal de EL PAÍS en Bruselas y colaborador de la Cadena SER en la capital comunitaria. Antes pasó por el diario mexicano El Mundo y medios locales como el Diario de Cádiz. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS