Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez vasco falla la retroactividad total en un crédito con cláusula suelo

El Banco Popular, obligado a devolver 14.250 euros, más del doble que si fuera desde mayo de 2013

Una oficina del Popular con ofertas para las pymes
Una oficina del Popular con ofertas para las pymes

La titular del juzgado de Primera Instancia de Barakaldo, Inés Soria, ha admitido la retroactividad total en una sentencia que analizaba la nulidad de una cláusula suelo en un crédito hipotecario concedido por el Banco Popular. Así, obliga a la entidad a devolver a una pareja vizcaína 14.250 euros, frente a los 6.750 euros que hubieran percibido de aplicarse la doctrina dominante, que fija las devoluciones de lo cobrado solo a partir de mayo de 2013. La sentencia todavía no es firme y podría ser recurrida en apelación ante la Audiencia Provincial de Bizkaia.

El BBVA, Abanca y Cajamar fueron condenadas por el Supremo en mayo de 2013 por comercializar las cláusulas suelo sin transparencia. Desde entonces, han devuelto lo cobrado "de forma abusiva", pero solo a partir de la sentencia, sin retrotraerse a la firma del crédito. El resto de los bancos tampoco lo hacen salvo que haya una sentencia judicial. Lo normal es que los tribunales fallen a favor de los prestatarios, pero los magistrados en sus sentencias especifican que las devoluciones han de hacerse a partir del fallo del Supremo. Algunas entidades estiman que, de confirmarse la obligatoriedad de la retroactividad total, los bancos tendrían que afrontar devoluciones a sus clientes por un importe total de en torno a 5.200 millones de euros.

Aunque hay alguna sentencia más que aboga por devolver el exceso del crédito desde el inicio, y a falta de que la Unión Europa resuelva, previsiblemente antes de final de año, en uno u otro sentido, el juzgado de primera instancia de Barakaldo defiende que "una cláusula suelo merece mucha más explicación y simulaciones para aclarar su trascendencia real, "lo que no ha tenido lugar en este caso". El juez considera probado que la cláusula suelo fue impuesta, "no cumple los requisitos de la buena fe" y el banco trató de que "pasara desapercibida". Y por ello la magistrada falla a favor de la pareja y además impone las costas a la entidad bancaria. El tipo era de un 3,60 %.

El despacho bilbaíno Montero, Rocha y Asociados que defendió a la pareja, cree que "de una vez por todas y para siempre, la retroactividad vuelve a ser total en Bizkaia". El letrado José Montero, estima que a partir de ahora los afectados van a ver cómo los bancos "doblan la cantidad que han de abonarles en relación a la cláusula suelo".

Al parecer, el Banco Popular se negó reiteradas veces a eliminar la cláusula suelo a sus clientes, lo que motivó que "estuvieran pagando 350 euros al mes de más, con el sobreesfuerzo que ello les supuso". Según ha manifestado, esta resolución abre "el camino a que el resto de reclamaciones siga esta nueva doctrina". "Esperamos que sea un avance, un preludio, de la que se espera para el día 21 y que tiene que dictar el Tribunal de Luxemburgo", ha dicho Montero.

Más información