Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los extremeños tendrán el triple de probabilidades de estar en paro que los navarros en 2017

La brecha regional de desempleo se ha agudizado con la crisis, según un informe de Funcas

El director de Funcas, Carlos Ocaña, durante la presentación en Zaragoza del informe.
El director de Funcas, Carlos Ocaña, durante la presentación en Zaragoza del informe. EFE

La crisis ha agudizado las desigualdades territoriales, tanto en potencial de crecimiento económico como, sobre todo, en empleo. Navarra será la única de las 17 comunidades españolas cuya tasa de paro baje del 10% en 2017, mientras que en Extremadura la cifra superará el 27%. El retrato es el mismo que en 2007, pues ambas comunidades ocupaban el último y el primer puesto, respectivamente, de cifras de desempleo, pero con la salvedad que antes de la crisis la diferencia entre ambas se reducía a 8,3 puntos porcentuales (Navarra tenía un 4,7% de paro y Extremadura, un 13%) mientras que ahora la brecha se ha duplicado hasta 17,8 puntos.

Esta es una de las conclusiones del estudio presentado este martes por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) con las previsiones macroeconómicas regionales para 2016-2017.

Cerca de Navarra (9,6% de desempleo) se situarán regiones como País Vasco o La Rioja, mientras las cifras de Andalucía se aproximarán a las de Extremadura, con una previsión de paro del 26,8%. Canarias y Castilla-La Mancha también seguirán con un desempleo superior al 20% mientras que en cinco regiones (Aragón, Baleares, Navarra, País Vasco y La Rioja) se situará por debajo del 15%.

El director general de Funcas, Carlos Ocaña, ha señalado que durante los años de crecimiento esas diferencias tendían a converger y, por tanto, se reducían, pero con la crisis "se agrandaron" y ahora ese aumento "se ha parado, pero se va a mantener, no se van a reducir".

Crecimiento económico

En términos de PIB, Funcas prevé que la economía española crezca un 3,1% este año y un 2,3% en 2017 -en línea con las previsiones oficiales-, una desaceleración que según Funcas se habría empezado ya a notar en algunos indicadores de demanda, producción y empleo.

Por regiones, Baleares, Castilla–La Mancha, Cataluña, Valencia, Galicia, Madrid y País Vasco crecerán por encima de la media este año, beneficiadas por el turismo (las situadas en el arco mediterráneo) o la diversificación de su estructura productiva.

Las comunidades menos dinámicas serán Asturias, Cantabria, Castilla y León y Extremadura. Por su ubicación, estas regiones, relativamente rurales o con tejido empresarial especialmente castigado por la crisis, no consiguen aprovechar el auge exportador. Además, tienden a perder población.

En términos de PIB per cápita, las desigualdades territoriales se mantendrán en 2016-2017. Es decir, que la distancia respecto a la media entre las comunidades más ricas y las más pobres apenas variará pese a la actual recuperación y después de que durante la fase expansiva (2000-2007) las regiones más desfavorecidas crecieran por encima de la media nacional y durante la recesión (2008-2013) el proceso de convergencia se revirtiera.

Respecto a los retos de futuro, Funcas menciona el desempleo, la reducción de la deuda pública, la disparidad en la renta per cápita de las comunidades y la dualidad del mercado laboral.