Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BAT propone a Reynolds la fusión para crear la mayor tabaquera cotizada

La empresa ya controla el 42% de la compañía estadounidense y la resultante plantaría cara a Altria, la antigua Philip Morris

BAT quiere comprar Reynolds
Un expendedor de Newport y Camel en Nueva York. REUTERS

La industria tabaquera dio un nuevo paso de gigante en el proceso de concentración, que pondrá a Lucky Strike y Camel en un mismo paquete. British American Tobacco ofrece ahora 47.000 millones de dólares por la parte que no controla en Reynolds American. Si la propuesta de la multinacional británica prospera, superará a Phillip Morris, dueña de Malboro, como la mayor tabaquera cotizada.

La operación en marcha se conoció a través de una actualización de la información entregada a los reguladores del mercado de valores, aunque es una transacción que lleva tiempo en marcha. British American es propietaria del 42,2% del capital de Reynolds. Ahora quiere comprar el resto, pagando una prima del 20% sobre el precio del cierre de las acciones de su socia el jueves.

Reynolds American, la segunda tabaquera en Estados Unidos, está revisando la oferta. La compañía, sin embargo, tiene un solo comprador posible y la única manera que tiene de actuar es adoptando una posición defensiva para conseguir un precio mayor por parte de British American. Las dos partes hablan de colaboración, aunque por el momento no hubo una discusión formal.

La relación que mantienen las dos compañías ya les permite compartir el negocio de algunas de sus marcas, como Pall Mall. Reynolds tiene los derechos para venderlo en el mercado estadounidense mientras que British American Tobacco lo comercializa en más de un centenar de país. “La fusión es una progresión lógica”, afirma Nicandro Durante, consejero delegado de la británica.

También es un paso lógico porque el negocio de las tabaqueras se contrae y eso les obliga a sumar fuerzas para simplificar las operaciones. Reynolds American cerró hace un año la compra de Lorillard Tobacco, la dueña Newport y Kent. Aquella transacción, valorada en 27.500 millones y que se hizo con el beneplácito de British American, puso muchas piezas en movimiento.

Alternativas al cigarrillo

Imperial Tobacco aprovechó para ponerse a rebufo y hacerse con los activos que tuvieran que vender para poder completar la integración, para así reforzar su presencia en el mercado estadounidense. La fusión se explica también por la necesidad de desarrollar nuevos productos alternativos al cigarrillo tradicional, para compensar la contracción del consumo en los países desarrollados.

Reynolds American, dirigida por Susan Cameron, emergió hace más de una década, cuando British American fusionó Brown & Williamson con RJ Reynolds. La británica se reservó el derecho de poder elevar su participación. Si su oferta por el control total de la compañía se consuma, se creará la empresa cotizada más grande tanto en volumen de ventas y como de beneficio operativo. Su cuota en el mercado internacional será del 12,5%.

China National Tobacco es la compañía dominante en número de cigarrillos vendidos, pero se concentra en Asia. Los otros rivales a batir en el mercado internacional son Philip Morris International y Japan Tobacco. Las tabaqueras producen más de 5,8 billones de cigarrillos al año, según datos de The Tobacco Atlas. La fusión con Reynolds permitirá a British American pivotar hacia mercados más lucrativos como el estadounidense, donde se paga más por fumar.

Más información