Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inspección del Banco de España predijo el desastre de Bankia cuatro meses antes de la salida a Bolsa

Los correos del jefe de inspección advertían en abril de 2011 que "las acciones del banco valdrán cada día menos"

La sede de Bankia en Madrid.

Los correos internos del Banco de España, solicitados por Andrés Herzog, abogado de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC) —que se persona como acusación en el caso Bankia—, aportan un elemento clave que eleva el escándalo que ha rodeado a la salida a Bolsa de la entidad. José Casaus, el que fuera jefe de la inspección de Caja Madrid y después de Bankia, afirmó en 2011 en un extenso email entregado ahora por el Banco de España al juzgado que el problema de financiación de BFA, la matriz de Bankia, era de tal magnitud que contaminaría a su filial, "por lo que cada día, sus acciones valdrán menos".

El banco, insistió varias veces el jefe de Inspección, no era viable y los contribuyentes pagarían las pérdidas si no buscaban otro modelo. Incluso cifró las pérdidas en 15.000 millones de euros, con una anticipación asombrosa. El salvamento del grupo ha requerido 22.424 millones de euros del contribuyente, aunque se produjo un año después de estos mensajes, tras un mayor deterioro de la entidad.

Casaus anticipó que si se continuaban con la salida a Bolsa habría "nacionalización de las pérdidas", es decir, aclaraba, "pérdidas para el contribuyente". Estos duros mensajes, que se hicieron mucho antes de que ocurriera el desastre, llegaron a las más altas instancias del Banco de España, dirigido entonces por Miguel Fernández Ordóñez, además de a los propios gestores, se supone, que son los primeros responsables de esta situación.

El 8 de abril de 2011 Casaus escribió un mensaje a uno de sus superiores, Pedro Comín, en el que explicaba que el diseño de separar el banco malo y dejarlo en la matriz BFA, para sacar al parqué los activos mejores, Bankia, no daría resultado. Casaus aseguraba que la enorme cantidad de "suelo sobrevalorado en BFA, que son activos ilíquidos, hará que cada día el grupo valga menos y las acciones de Bankia también". Fuentes del Banco de España no quisieron hacer ningún comentario sobre estos mensajes.

Los correos también hablan de los inversores minoristas que tenían preferentes y deuda subordinada y apuntaba, con gran visión de futuro, que "para no dejarlo tirados, habrá que socializar las pérdidas. Habremos perdido meses y años".

Pese al pesimismo sobre el futuro del grupo, en los mensajes de Casaus no hay críticas a la contabilidad general de Bankia, más allá de alguna partida de morosos que no está reconocida como tal. Incluso se posiciona sobre una cuestión clave en el proceso judicial: las provisiones.

Las advertencias más contundentes del jefe de inspección

  • "Yendo al fondo del asunto, tengo claro que no es viable a medio plazo una estructura como la de BFA"
  • "¿Cómo va a hacer BFA frente a los pagos? Vendiendo acciones de Bankia, claro. ¿A qué precio? Pues mientras sigamos sin solucionar el problema, el grupo cada día valdrá menos y las acciones de Bankia también"
  • "¿Cuál es la solución al problema? Pues, en mi opinión, la toma de control del grupo por un banco (a ser posible extranjero) con capacidad financiera suficiente como para convencer al mercado de que puede afrontar los 120.000 millones de euros de financiación mayorista sin mayores problemas. (...) Eso haría viable un grupo que hoy no lo es (...) Esta sería la solución definitiva y óptima, pues no perdería nadie: ni el contribuyente ni los acreedores"
  • "La salida a Bolsa con un banco doble [en referencia a la estructura BFA-Bankia] es el primer paso para nacionalizar las pérdidas, algo muy injusto y contrario a lo que nos pide la norma (velar por el uso eficiente de los recursos públicos)".
  • "Buenas tardes pero muy malos resultados. Con los tres datos que nos han dado esta mañana y con las operaciones extraordinarias que conocemos (...) hemos pintado en el Excel adjunto una cuenta de resultados del Grupo Bankia que demuestra una vez más la muy débil capacidad de generar recursos de forma recurrente del Grupo"
  • "La capacidad del Grupo Bankia de generar recursos de forma recurrente no solo está muy mermada sino que va menguando a pasos agigantados con el paso del tiempo".
  • "Dije que no lo diría más... ¿o sí? Pero lo digo: este grupo no es viable sin un cambio de control que posibilite una drástica reducción de los costes de financiación"
  • "Diagnóstico 1: Viabilidad cuestionable por sus muy graves y crecientes problemas de rentabilidad, liquidez y solvencia. Gobierno mejorable y gestores desalineados entre sí y desacreditados ante el mercado".

3.000 millones de provisiones

El inspector dice que Bankia, antes de su salida a Bolsa, "cuenta con fondos genéricos y fondos específicos sin asignar por valor de más de 3.000 millones". Este es el punto que negaron los peritos del Banco de España que trabajaron para el juez Fernando Andreu. En una carta que Casaus ha adjuntado con los correos, explica al juez que en los mensajes y en su declaración en la Audiencia, en todo momento "calificó de inviable el grupo, pero no se posicionó sobre la viabilidad de Bankia, ni del grupo Bankia".

Pero, pese a todo, Casaus alertaba: "El banco cotizado no es tan bueno y una gran parte de sus resultados contables vendrá del devengo de promotores dudosos no contabilizados como dudosos". Con esta frase estaba denunciando que incluso en los activos de Bankia había acreedores que no devolvían sus préstamos, pero la entidad no los apuntaba como morosos para no estropear los resultados. Otras entidades nacionalizadas, como Catalunya Caixa, también hizo esta peligrosa práctica. La cuestión es por qué la Inspección no exigió elevar las provisiones por esa cuantía de morosidad encubierta.

Su resumen es claro con respecto a la matriz de Bankia, BFA: "No es viable económicamente ni financieramente. Se pregunta cómo se va a pagar los miles de millones avalados por el Estado en 2103, a su vencimiento. Casaus comentaba que toda la esperanza era vender acciones de Bankia cuando cotizara, pero cuestiona el sistema: "¿A qué precio?", para hacer frente a tanta deuda. Ni siquiera, dice, colocando los 10.000 millones de deuda española en el BCE se podría obtener recursos suficientes. Casaus describe un grupo camino del desastre, excepto si llega "un comprador extranjero" que pueda hacer frente a la terrible situación.

En los mensajes se explica con detalle que la salida a Bolsa es "un balón de oxígeno para cumplir temporalmente los requisitos de solvencia", pero no soluciona el problema de fondo. Resulta llamativo que Casaus nunca haga referencia a que el grupo podría mejorar si se recuperaba la economía. Esta ha sido la explicación oficial del Banco de España para justificar la fusión de Caja Madrid y Bancaja, así como las expectativas tan optimistas como irreales con las que se aprobó su salida al parqué.  

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información