Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El poder político y económico se reconcilian en Argentina

Un presidente vuelve a IDEA, el principal foro económico, después de 15 años

El presidente Mauricio Macri en su disertación. Ampliar foto
El presidente Mauricio Macri en su disertación. Presidencia

Casi todo en Argentina durante este primer año de mandato de Mauricio Macri es un hito. Después del regreso al mercado financiero, la vuelta de una misión del FMI tras 10 años de ausencia, le llegó el turno a la reconciliación del poder político argentino con el empresarial. Macri se convirtió en el primer presidente en 15 años que acude a IDEA, el foro empresarial más importante de Argentina, en Mar del Plata, el lugar de veraneo más popular. Ese reencuentro llega en un ambiente de moderado optimismo pero con algunas dudas porque la prometida recuperación económica no aparece, y por eso el presidente pide a los empresarios "compromiso", esto es inversiones.

El coloquio de IDEA, la organización de debate empresarial más potente de Argentina, que reúne durante tres días a todos los personajes clave del poder de este país, marca la historia reciente. El momento clave de los últimos años, que señaló el giro económico de los Kirchner, se produjo precisamente aquí. Fue en noviembre de 2005. Roberto Lavagna, respetado ministro de Economía, el hombre que había sacado a Argentina del desastre de 2001 y protagonizó las durísimas negociaciones con el FMI, decidió acudir al coloquio. Ya entonces Néstor Kirchner había empezado su enfrentamiento con el mundo empresarial, y le exigió que no acudiera a Mar del Plata. Pero Lavagna fue porque se había comprometido. Ese mismo lunes fue destituido y en su lugar ascendió Felisa Miceli, que acabó dimitiendo cuando le encontraron una bolsa con 60.000 dólares en el baño de su despacho en el ministerio. Dijo que era para comprar un piso. Desde entonces los Kirchner pasaron a controlar directamente la economía, y declararon la guerra a buena parte del empresariado, al que consideraban responsable del saqueo del país. Ningún ministro volvió a IDEA. Mucho menos un presidente. El kirchnerismo incluso llegó a montar contraforos en Mar del Plata para mostrar su rechazo.

Toda esa etapa acabó definitivamente esta semana. Macri llegó con la mitad de su Gabinete. Y lanzó uno de sus mejores discursos, a ratos casi emocionado.

Las relaciones entre Macri y los empresarios, el mundo del que él viene, han sido muy complejas. El incluso les ha criticado abiertamente en público por no invertir lo suficiente y por subir demasiado los precios. En IDEA no lo hizo. Lanzó mensajes positivos, reivindicó incluso a Perón -"él decía que la estrella polar debe ser la competitividad" explicó- bromeó con gobernadores peronistas supuestamente de oposición como Juan Manuel Urtubey, de Salta, y trató de infundir optimismo. Y sobre todo pidió a los empresarios que aprovechen ahora que tiene un gobierno liberal después de años de intervencionismo extremo.

"Después de años de lidiar con personajes exóticos que decidían a qué precio tenían que vender ustedes, si podían vender o no, si tenían que ir a Angola todos juntos a vender, ahora tienen que dedicarse otra vez a meterse en sus fábricas para buscar una mayor competitividad, para mejorar el negocio", les dijo Macri.

Le escuchaban centenares de empresarios que respiran un clima de un cierto alivio, más que de entusiasmo. Todos en los pasillos coinciden en que el clima de negocios es mejor, que el Gobierno ha facilitado las cosas al levantar el cepo cambiario y algunas restricciones para importar o exportar, o bajando los impuestos al campo y a la minería, algo muy polémico mientras la clase media baja sufre la crisis. Pero la economía, se escucha en los corrillos de idea, no acaba de remontar, y los empresarios argentinos no se deciden a invertir. "Todos apoyamos a este gobierno pero una cosa es estar de acuerdo y otra los números. El consumo está bajando, este año está siendo malísimo y la plata no aparece. Nadie se fía del todo. Los empresarios argentinos llevamos demasiados años viendo cualquier cosa. No es fácil confiar", señala un empresario.

La mayoría de los economistas presentes en el foro, como Dante Sica, presidente de Abeceb, son optimistas para 2016. Macri insistió en que Argentina va a volver a crecer después de cinco años de economía estancada. "Hay datos contradictorios, la mitad buenos y la otra mitad malos, pero la tendencia marca que lo peor ya pasó y varios sectores ya están empezando a recuperarse. Brasil es clave, el año que viene va a ser bueno", insiste Sica.

Macri trató de convencer a los empresarios que mantienen las dudas. "Todos tenemos que hacer aportes, pero ustedes mucho más porque pueden generar riqueza y ahí uno puede pensar en distribuir". Y para animarles aseguró que anuncios de inversiones por 48.000 millones de dólares hasta 2019, algo que de momento parece más una promesa que una realidad.

Algunos empresarios mantienen la cautela pero hay un nuevo espíritu. La encuesta de IDEA realizada entre ejecutivos destaca que un 22% cree que la situación económica en el próximo semestre será "mucho mejor" y el 56% "moderadamente mejor". Fuera de estos círculos económicos, entre la clase media y baja, la crisis está causando estragos, con un 32% de pobreza, y algunos empresarios prefieren esperar a ver si Macri gana más elecciones legislativas de 2017 para invertir. Pero el ambiente general empieza a cambiar.