Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Reserva Federal mantiene los tipos pero insinúa una subida en diciembre

"El argumento para una subida de los tipos se ha reforzado", asegura Janet Yellen

Janet Yellen, el pasado mayo en una charla en Harvard. AP) / (Vídeo:CNBC

Cada vez que la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, prepara el terreno para una subida de los tipos de interés, lanzando el mensaje de que ya es el momento oportuno, un nuevo dato interno o algún riesgo económico internacional frenan la medida. Así lleva siendo durante varios meses. Y este miércoles, de nuevo, la Fed mantuvo el precio del dinero en la bajísima banda en la que se encuentra (del 0,25% al 0,50%) y —de nuevo— el organismo advirtió de que eso tarde o temprano tendrá que cambiar.

"El argumento para una subida de los tipos se ha reforzado", dijo la Fed en un comunicado este miércoles, tras la reunión de dos días del comité que decide la política monetaria, pero por el momento decidió esperar "a tener más pruebas de un progreso continuo hacia sus objetivos".

Los tipos de interés equivalen, grosso modo, al precio del dinero, es decir, marca lo que cuesta conseguir préstamos y créditos, así que, con la Gran recesión, Estados Unidos los puso a cero para reanimar la economía. Ahora, la situación es de prácticamente pleno empleo y el crecimiento económico sostenido, pero la Fed solo se ha atrevido a subido los tipos una vez, el pasado diciembre, cuando encareció ese llamado precio del dinero en un 0,25%. Entonces estaban previstos un par de incrementos más a lo largo de este 2016, pero no los ha habido. ¿Por qué tanto miedo?

El producto interior bruto (PIB) crece firme en la primera potencia del mundo, pero a un paso muy irregular. La Reserva Federal, de hecho, rebajó este miércoles sus previsiones de expansión para este año en dos décimas, hasta el 1,8%. Para 2017 y 2018, sí las mantiene en el 2%, lo que sigue siendo hasta un punto por debajo de su potencial. "Nuestra decisión no refleja una falta de confianza hacia la marcha de la economía", quiso aclarar -y calmar- Janet Yellen, en la rueda de prensa posterior a la cita. Pero justificó que, además de que esperan más señales de vigor, la inflación es aún muy baja y una subida de tipos puede contraerla.

La mayoría de analistas descartaban una subida este miércoles, aunque esperan que el próximo diciembre sí tenga lugar, justo un año después del último repunte. No solos los expertos del mercado apuntan a finales de año, cuando acaben de pasar las elecciones presidenciales de Estados Unidos. El dato no ha pasado desapercibido en la campaña electoral. El candidato republicano, Donald Trump, ha criticado a Yellen por mantener el statu quo antes del 8 de noviembre. Hace unos meses, la queja fue mucho más allá y Trump acusó a la Fed de actuar con una política monetaria demasiado expansiva para beneficiar a la Administración de Barack Obama.

De los 17 miembros del comité, catorce consideraron que el precio del dinero alcanzará como mínimo la horquilla entre el 0,5% y el 0,75%. Es ese el lento camino a lo que se considera una "normalización" monetaria, después de casi una década de estímulos que no tenían precedente en la historia. Yellen admitió este camino "llevará años completarlo".

No faltan quien llama a la Fed a no subir los tipos -como el exsecretario del Tesoro estadounidense, Larry Summers-, ni quien cree que debe incrementarlos ya -este mismo martes, Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, hizo la advertencia-. El argumento de los segundos este que tal acumulación de estímulos puede calentar demasiado la economía y provocar nuevas burbujas financieras, que el país debe aprender a andar de nuevo sin tantos anabolizantes. "No vemos riesgos de recalentamiento de la economía", apuntó en este sentido Yellen en la rueda de prensa. "Tenemos margen para esperar a ver si se producen más progresos del lado de la inflación y el crecimiento", dijo.

El propio comité de política monetaria se ha mostrado muy dividido públicamente en los últimos meses sobre cuándo había que apretar el botón de las subidas, algo a lo que Yellen le quitó hierro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >