Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FRAUDE FISCAL

El efecto del modelo 720 sobre el impuesto de Patrimonio

Los declarantes de bienes en el extranjeros suben la base imponible del impuesto un 78%

El director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, durante su comparecencia.
El director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, durante su comparecencia.

Los contribuyentes que han declarado patrimonios ocultos en el extranjero y que los afloraron a raíz de la obligación tributaria de detallar los bienes y derechos en el exterior bajo la amenaza de duras sanciones, un proceso conocido como modelo 720, junto a los que se acogieron a la amnistía fiscal y descubrieron patrimonio evadido hasta entonces al fisco, "han incrementado muy sensiblemente sus bases imponibles declaradas en el impuesto sobre patrimonio", explica la Agencia Tributaria en un comunicado difundido este martes. De hecho, estos contribuyentes han incrementado un 78% su base imponible declarada por este tributo entre 2007 y 2015.

Los datos son fruto de un análisis realizado por la Agencia Tributaria sobre ejercicios de devengo del impuesto y no de presentación por eso incluye años sobre los que la amnistía fiscal y el modelo 720 no tendrían que tener efectos sobre la base imponible. En ese mismo periodo, la base declarada por el conjunto de los contribuyentes que presentaron el impuesto sobre patrimonio cayó casi un 32%. Hay que recordar que Zapatero eliminó el impuesto en 2008 y lo recuperó en 2011, elevando los límites para declarar lo que redujo el número de contribuyentes que tenía que presentar el impuesto.

El motivo por el que la Agencia Tributaria ha tomado en consideración 2007 como año de referencia para el análisis se debe a que fue el último ejercicio de devengo del impuesto antes de que diera comienzo el proceso de afloramiento de activos y de regularización de rentas iniciado en 2012.

Hacienda explica que, tras la eliminación del impuesto durante el periodo 2008-2010, la siguiente declaración de Patrimonio, referida a 2011, se presentó en 2012, cuando ya era pública la intención de poner en marcha una nueva ley antifraude que incluiría la obligación de declarar bienes y derechos en el extranjero, y también cuando se efectuaron las primeras regularizaciones de rentas asociadas a la presentación de la Declaración Tributaria Especial.

De hecho, una parte muy importante de este incremento de bases imponibles declaradas en Patrimonio por declarantes del modelo 720 se produce ya en relación con patrimonio de 2011, de más del 29% en relación con las bases que estos contribuyentes declaraban en el impuesto en 2007. Hay que señalar que hay un salto de cuatro años en que el impuesto no estuvo vigente.

El resto, hasta completar ese incremento global de bases declaradas en el periodo 2007-2015, se produce en relación con Patrimonio 2012, "justamente en el marco también del proceso de afloramiento de patrimonios en el exterior y de regularización de rentas", indica Hacienda.

El mismo comportamiento, incluso más acentuado, se aprecia en el caso del colectivo de presentadores de la DTE. En este caso, en el periodo 2007-2011 sus bases imponibles declaradas en Patrimonio crecen más de un 40%, y en el periodo 2007-2015 aumentan ya más de un 82%.

Este incremento se produce a pesar de que las bases del conjunto de declarantes del impuesto caían ostensiblemente, en parte como consecuencia de las modificaciones legales introducidas por las distintas comunidades autónomas en el ejercicio de su capacidad normativa.

Más peso del modelo 720

En el caso de los presentadores del modelo 720, el fuerte aumento de su base declarada en Patrimonio ha provocado un sensible incremento de la relevancia que tienen en relación con el conjunto de presentadores del impuesto.

Así, mientras que en Patrimonio 2007 los contribuyentes que posteriormente han resultado ser presentadores del 720 declaraban el 12% de la base imponible del conjunto de contribuyentes de Patrimonio, en 2015 la proporción ha pasado a ser el 31% de la base imponible global del impuesto.

La evolución de las bases imponibles de Patrimonio muestra de esta forma el efecto del proceso de declaración de bienes ocultos en el extranjero, especialmente en los tramos más altos del tributo, donde, más que un incremento de patrimonios, lo que se ha producido es un afloramiento de activos que se encontraban ocultos en el extranjero, y que se han ido declarando a partir del año 2012.

Esta mejora en el cumplimiento voluntario discurre en paralelo al refuerzo del control de patrimonios que viene acometiendo la Agencia Tributaria, tanto a través de un análisis de la información obtenida sobre patrimonios en el exterior a partir del 720, determinando variaciones patrimoniales y hechos imponibles a regularizar, como de las propias regularizaciones ya efectuadas y aquellas que se encuentran en curso.