Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen solo ha completado en España la revisión del modelo Amarok

Volkswagen achaca la demora en la reparación por el 'dieselgate' en el resto de marcas a la falta de directrices desde Alemania

La revisión de los 638.000 coches españoles afectados por el trucaje de motores para disimular las emisiones avanza más lento de lo previsto inicialmente por el Grupo Volkswagen (VW). Fuentes de la empresa explican que ya “prácticamente se han completado” en el primer modelo convocado para pasar por el talleres, la camioneta Amarok, y atribuyen la lentitud en los otros a la demora de la Oficina Federal Alemana de Vehículos Motorizados (KBA) para especificar los cambios técnicos necesarios.

Dos sentencias más favor de Volkswagen por los motores trucados

Volkswagen ha tenido al menos tres victorias judiciales en el caso de los motores trucados. Dos nuevas sentencias de primera instancia, a las que ha tenido este diario, le dan la razón al fabricante y niegan a los compradores de coches afectados por el dieselgate de recibir una indemnización por daños y prejuicios o poder deshacer el contrato de compraventa de sus vehículos.

La primera sentencia, de mayo, es de un juzgado de Torrelavega (Cantabria). Las otras dos son de junio y julio, y fueron firmadas en Zaragoza y Valencia, respectivamente. En los tres casos, los respectivos jueces haces prácticamente la misma argumentación. Eximen a los concesionarios y vendedores (Automoción Aragonesa y Levante Wagen) de responsabilidad por desestimar que tuvieran “conocimiento de que el vehículo tenía instalado un software que alteraba los datos de las emisiones contaminantes”. Es decir, no ven dolo, una razón para anular el contrato de compraventa.

El trucaje del motor tampoco tiene efecto, según los jueces, sobre la validez del contrato.  “El vehículo adquirido es apto para la circulación, es decir para el fin que se adquiere el vehículo”, argumenta la juez María Begoña Ortiz, del juzgado valenciano.  Ambas sentencias también coinciden en su razonamiento con el del fallo de Torrelavega: la Unión Europea no ha estipulado en ningún momento la suspensión de la circulación de estos vehículos.

El juez Luis Alberto Gil, de Zaragoza, justifica que la reparación se puede ejecutar  “en términos razonables”  y por tanto no se puede romper la compraventa. Sin embargo recoge el derecho del denunciante a que si el arreglo no funciona se exija “la rebaja del precio o la resolución del contrato.

Tanto en Valencia como en Cantabria, los demandantes aseguraron que habían escogido el coche en cuestión por su ser más amigables con el ambiente.  En ambos casos, los jueces no dan por probada la existencia de una “especial conciencia medioambiental”.

De entrada, las marcas afectadas (VW, Audi, Seat y Skoda) no dan cifras exactas de cuántos coches suyos ya han sido sometidos al cambio de software que calcula las emisiones reales de óxido de nitrógeno en lo motores diésel. Desde Seat, en donde el trucaje se detectó en 221.783 unidades, calculan que ya lo han hecho un 30% de los vehículos y que se corresponden con los modelos Ibiza, Exeo, León, Ibiza y Altea.

A principios del año pasado, el consorcio automovilístico alemán anunció un calendario de arreglo de los motores EA 189. Teóricamente, en las primeras semanas de febrero se tenía que contactar y dar citas en el taller a los propietarios del Amarok, un modelo de venta muy minoritaria. En marzo se haría lo propio con los vehículos con la versión 2.0 del propulsor; los del motor 1.2 a mediados de año y, en el último trimestre, los que tienen un motor 1.6. Estos últimos son más complejos pues además de la modificación informática es necesario cambiar una pieza.

La KBA debe aprobar el software específico para cada familia de motores antes de iniciar las revisiones. El de los coches que tienen el motor modelo 1.2 instalado solo recibió el visto bueno a mediados de agosto según las fuentes de VW, por lo cual solo hasta ahora se está comunicando a los propietarios de los coches, un proceso que se espera completar antes de principios de octubre. Los vehículos de la marca Volkswagen ascienden a 257.479; los de Audi, 147.095; 37.082 de Skoda y 20.187 vehículos comerciales.

La autoridad alemana aún no ha especificado las condiciones técnicas para los motores 1.6. En el caso de Seat, explicaron desde la empresa, se trata del mayor volumen de vehículos afectados. Se estima que la revisión en este modelo, que como en todos es gratuita, tardará unos 45 minutos, 15 más de la que tarda la del resto de referencias.

Una portavoz de la Asociación de Talleres de Madrid (ASETRA) alabó la buena gestión de las compañías involucradas en el ‘dieselgate’ y aseguró que el aumento de revisiones “no ha generado problemas logísticos” en los talleres designados por las compañías. En algunos casos, incluso extraña que el flujo de usuarios afectado no sea mayor.