Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empeoran las previsiones económicas de Portugal

El Consejo de Finanzas Públicas anuncia que el país solo crecerá un 1%

Teodora Cardoso, directora del Consejo portugués de Finanzas Públicas.
Teodora Cardoso, directora del Consejo portugués de Finanzas Públicas.

“La estrategia presupuestaria del Gobierno no funciona”. (...) “El crecimiento es claramente insuficiente”. (...). “El gasto público no puede ser un motor de crecimiento”. Teodora Cardoso, la directora del Consejo portugués de Finanzas Públicas, ha lanzado un caldero de agua fría sobre las cuentas del Gobierno. La evaluación de septiembre del CFP para el periodo 2016-2020 es más pesimista que el realizado en marzo.

A Teodora Cardoso se le discute poco. Cuando ella habla, pocos le replican. El último que lo hizo fue el diputado socialista João Galamba después de haber presentado las previsiones de marzo. Galamba acusó a Cardoso de publicar unos análisis guiados por una determinada doctrina económica. Cardoso le replicó: “Mi única ideología es la racionalidad económica”.

Los números de marzo eran bastante mejores que los que ha presentado este jueves la directora del CFP. Prácticamente no hay dato alguno que refrende el optimismo que proclama el Ejecutivo. Para este año el crecimiento será del 1% (el objetivo del Gobierno era del 1,8%) , dice el CFP, y hasta 2020 nunca se superará el 1,5%, insuficiente para aligerar el peso de la deuda.

El déficit público se rebajará, eso sí, de la barrera del 3%, pero al 2,6% y no al 2,2% como preveía el Gobierno. El déficit estructural -el que descuenta la evolución económica internacional- empeorará año tras año. Esta radiografía económica del país se realiza teniendo en cuenta las actuales medidas económicas, sin futuras rectificaciones en la política presupuestaria.

“Desgraciadamente queda bastante claro que la estrategia del Gobierno no ha funcionado”, ha señalado Cardoso en la presentación del estudio. "No hay forma de hacer crecer la economía apostando por el gasto público. Estamos viendo que el gasto público no puede ser un motor de crecimiento, por el contrario puede volverse un factor de desconfianza”.

Preguntada por si el Gobierno debía desembarazarse de su apoyo parlamentario del Bloco de Esquerda y el PC, Cardoso no quiso entrar en cuestiones políticos, pero señaló: “Está claro que el camino a seguir no puede ser el actual”.

En marzo, el mismo CFP pronosticaba para 2016 un aumento de la inversión del 3,1%, y ahora, seis meses después, estima que caerá el 0,3%. También preveía un crecimiento del 1,7% y ahora solo el 1%.

"Un comportamiento más favorable de las cuentas públicas exige un nivel de compromiso político inexistente en Portugal”, añade Cardoso. “Es necesario un compromiso inequívoco con un programa presupuestario y económico a medio plazo, fundamentado, detallado y transparente”, Y tal idea, recalcó Cardoso, no puede basarse en estimular la economía a costa de aumentar el gasto del Estado.