Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El euríbor cerrará agosto en negativo por séptimo mes

El índice se situará próximo al -0,048%, una caída menos intensa que la registrada en julio

Sede del Banco Central Europeo (BCE).
Sede del Banco Central Europeo (BCE).

Aunque en los últimos meses las hipotecas a tipo fijo están ganado mercado, siguen sin hacer sombra a las que dependen del euríbor, índice de referencia que determina la cuota mensual de la mayoría de las hipotecas españolas. En agosto este indicador sumará su séptimo mes consecutivo en negativo y previsiblemente cerrará próximo al -0,048%, frente al -0,056% registrado el mes anterior, el menor nivel de su historia.

Los expertos no creen que la menor caída del euríbor —que indica el tipo de interés promedio al que las entidades financieras se prestan dinero en el mercado interbancario del euro—, implique un cambio de tendencia, aunque sí una estabilización que podría evitar nuevas bajadas del índice y más caídas en los márgenes de las entidades financieras. “Todo apunta a que mientras el Banco Central Europeo (BCE) mantenga los tipos de interés en mínimos históricos, el euríbor se seguirá manteniendo en negativo. De hecho, se prevé que permanezca en este terreno hasta finales de año, incluso más”, señala Maica López, de Bankimia.

El impacto de un euríbor en número rojos en la revisión del crédito hipotecario se traducirá en una nueva reducción de la cuota que los prestatarios pagan a los bancos. Con el dato de agosto, aún pendiente de su publicación oficial por el Banco de España, las hipotecas de 120.000 euros a 20 años con un diferencial de euríbor+1% y sin cláusula suelo a las que les toque revisión tendrán una rebaja de unos 135 euros en su cuota anual, unos 11 euros al mes. Aún así, todo parece indicar que el nuevo euríbor plus, que verá la luz en 2017, encarecerá algo el coste de las hipotecas. El valor de cotización de este indicador, que se presupone más fiable y menos manipulable, será positivo y por lo tanto más elevado que el actual.

De máximos a mínimos

Mientras tanto, el euríbor sigue siendo la referencia para millones de hipotecados que vieron cómo el pasado mes de febrero cerraba en negativo por primera vez en su historia y se colocaba en el -0,008%. Era la consecuencia del giro en la política monetaria emprendida por el Banco Central Europeo, que el pasado mes de marzo bajó los tipos de interés al mínimo histórico del 0% para sostener la economia.

Ocho años antes, en junio de 2008 y en medio de una crisis crediticia sin parangón, el índice tocaba su máximo histórico al situarse en el 5,393% y provocaba subidas en las hipotecas suscritas de más de 900 euros al año. La cotización ponía contra las cuerdas a millones de hipotecados, que empezaron a tener serias dificultades para hacer frente a las cuotas mensuales. La tendencia cambió en noviembre, cuando el euríbor bajó hasta el 4,35% y terminó diciembre en el 3,452% debido a las primeras medidas tomadas por el BCE para paliar la recesión. La entidad bajó los tipos de interés en la zona euro en 75 puntos básicos, hasta el 2,50%.