Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La obra pública se desploma un 20% por la parálisis política y los recortes

Las adjudicaciones de contratos del AVE cayeron un 42% mientras que Aena incrementó su inversión un 95% en los aeropuertos

Vista aérea de la autovía del Cantábrico.
Vista aérea de la autovía del Cantábrico.

La parálisis política provocada por el Gobierno en funciones y los recortes de inversión estatal para frenar el déficit han causado un parón espectacular en la adjudicación de obra pública en los primeros meses del año. El Ministerio de Fomento y las empresas públicas que dependen de este departamento adjudicaron obras por valor de 657 millones de euros entre enero y junio, lo que supone un descenso del 19,8% en comparación con el mismo periodo del año anterior, según los datos hechos públicos este martes por la web de Fomento.

El Ministerio realizó adjudicaciones directas por un importe de 64,6 millones hasta junio, con un descenso del 51,5%, mientras que las adjudicaciones canalizadas a través de las entidades públicas estatales sumaron 592,4 millones, un 13,7% menos. Por tipo de obra, 91,7 millones de euros correspondieron a edificación (-10,1%) y 565,4 millones a obra civil (-21,2%).

Evolución de las adjudicaciones del Ministerio de Fomento (2011-2016)

Entre éstas últimas, destaca el parón del Adif, el organismo responsable de las infraestructuras ferroviarias y del AVE, cuyas adjudicaciones cayeron un 42,5% en la primera mitad del año, hasta los 280 millones. Los contratos de puertos descendieron un 16%, hasta 102,6 millones. En la parte positiva, solo destaca Aena que adjudicó obras por valor de 96,4 millones de euros, un 95,5% más.

La Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (SEITT), encargada de licitar y adjudicar las obras de carretera, adjudicó contratos por 111,5 millones de euros en el primer semestre de este año, aunque no se puede establecer una comparación con el año anterior porque de enero a junio de 2015 no consta que este ente adjudicara obra alguna. 

La inversión en carreteras se ha situado bajo el último Gobierno del PP en los niveles de la década de los 80. En 2013, representaba el 0,45% del PIB. Y los años 2014 y 2015 fueron peor aún, hasta el punto de que Fomento rehúsa publicar las cifras. Para este ejercicio, la situación empeorará porque hay previsto un nuevo recorte, según fuentes de la Administración.

En cuanto a las licitaciones, el conjunto de las administraciones públicas licitó contratos en el primer semestre por valor de 3.592 millones de euros, lo que supone una caída del 24,5% respecto al mismo periodo del año anterior. Fomento y sus empresas dependientes licitó obras por 1.606 millones de euros, un 3% más.

Quejas del sector de construcción

Inversión del ministerio de Fomento en el primer semestre de 2016

Los datos oficiales del primer semestre del Ministerio de Fomento, cuya titular en ese periodo es la actual presidenta del Congreso, Ana Pastor, avalan las quejas de distintas organizaciones de que la situación política y la lucha contra el déficit está dañando considerablemente la inversión pública, afectando a las empresas del sector de construcción.

Así, el presidente de la patronal de las grandes constructoras (Seopan), Julián Núñez, ya advirtió en junio pasado de la caída en picado de la licitación que atribuyó tanto a la falta de Gobierno como al proceso de reducción de déficit. Seopán estima que la inversión en construcción e infraestructuras caerá este año entre un 15% y un 18%, con lo que será el noveno año de crisis que viva el sector.

Por su parte, la industria cementera representada en Oficimen ha pedido al nuevo Gobierno que recupere un plan de inversiones públicas que posibiliten un aumento del consumo que, en el caso de la obra pública, es el más bajo desde hace 25 años, y ha caído un 77% desde el inicio de la crisis. Oficemen denunció que el sector está ahora a la mitad de su capacidad puesto que la demanda interna solo representa ya el 25% del total, y las empresas no compensan esa caída con las exportaciones.

También el Banco de España, en su último informe del pasado mes de julio, alertaba de que los indicadores del sector de la construcción de cara a los próximos meses eran divergentes entre edificación e infraestructuras. Así, mientras los visados de obra nueva residencial acumulaban un notable crecimiento, la licitación de obra civil mantiene un significativo retroceso.

Dos modelos divergentes de ente público

Aena y Adif son dos modelos muy distintos del funcionamiento de un ente público. El gestor aeroportuario, parcialmente privatizado y cotizando en Bolsa, explota un negocio no subvencionado con aerolíneas privadas en competencia, y vive de sus ingresos. Por el contrario, el gestor ferroviario se nutre del presupuesto público en una actividad prestada solo por una compañía (Renfe operadora), con un negocio altamente subvencionado (el billete del AVE no compensa el coste de la vía).

Aena ganó 492,3 millones de euros en el primer semestre de este año (+78,7%), con tráfico récord de pasajeros que creció un 11,7% hasta 110,6 millones. Adif Alta Velocidad registró una pérdida de 361 millones en 2015, un 66% más que el año anterior, pese a que el AVE también batió récord de pasajeros.

Más información