Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Sur suspende la venta de vehículos Volkswagen por el escándalo de las emisiones

Las autoridades revocan el certificado de 80 modelos del grupo alemán. La decisión afecta a 83.000 unidades

Corea del Sur ha decidido prohibir la venta de prácticamente todos los vehículos del grupo alemán Volkswagen en el país por haber falseado los resultados de las pruebas de emisiones de gases, de eficiencia energética y de ruido. El Ministerio de Medio Ambiente ha anunciado este martes la revocación de los certificados que se habían otorgado a 80 modelos de automóviles de la compañía, incluidos los de las marcas Audi y Bentley. El número de coches afectados por la medida asciende a 83.000.

Coches del grupo Volkswagen, en un centro de inspección en Corea del Sur.
Coches del grupo Volkswagen, en un centro de inspección en Corea del Sur. AP

El Gobierno ha anunciado además una multa de 14,3 millones de euros al fabricante alemán, que el mes pasado ya anunció de forma voluntaria la suspensión temporal de la venta de varios de sus modelos antes de que el Ejecutivo surcoreano aprobara una nueva ley que endurece estas sanciones. "Obtener certificados con documentos falsos es un crimen grave. Vamos a gestionar este asunto con severidad", aseguró el ministro de Medio Ambiente surcoreano, Hong Dong-gon, informa Reuters.

Corea del Sur es uno de los países que más persigue a Volkswagen para que rinda cuentas a las autoridades y a la opinión pública. La Fiscalía tiene abierta una investigación contra la compañía y los inspectores registraron su sede al considerar que no había aportado los datos suficientes tras descubrirse que los motores de varios modelos vendidos en el país habían sido trucados. Uno de los altos directivos de la filial fue imputado por presuntas irregularidades en los exámenes de emisiones.

En noviembre, Seúl ya impuso una multa a Volkswagen por valor de 11,4 millones de euros y ordenó llamar a revisión a 125.000 vehículos diésel cuya homologación había sido cancelada porque iban equipados con un software ilegal que falseaba las emisiones de gases.

Con estas nuevas medidas administrativas, son ya 208.000 los vehículos de Volkswagen que han visto revocado su permiso para la venta, lo que equivale aproximadamente al 70% de los coches que la compañía ha vendido en el país desde el año 2007. Corea del Sur es un mercado relativamente pequeño para el grupo automovilístico, pero sus marcas de alta gama habían registrado un fuerte crecimiento antes de que se destapara el escándalo.

Volkswagen ha asegurado que su plan es pedir cuanto antes un nuevo certificado para poder reanudar las ventas, algo que habitualmente se logra en tres meses. Pero el Gobierno surcoreano ya ha dejado claro que no estamos ante circunstancias normales: "En lugar de simplemente analizar la documentación, vamos a realizar un examen exhaustivo que incluirá inspecciones y hasta visitar la sede en Alemania si hiciera falta", aseguró Hong.